La Ciudad

la empresa reclama un "trato especial" de las autoridades

Hadú-Almadraba cifra en 40.000 euros las pérdidas ocasionadas por los actos vandálicos

El gerente de Hadú-Almadraba, Manuel Cuéllar (C.A.)
photo_camera El gerente de Hadú-Almadraba, Manuel Cuéllar (C.A.)

Los autobuses del servicio público de transporte han sufrido en los últimos cinco meses once ataques vandálicos y tres atracos. 

La dirección Hadú-Almadraba ha valorado en 40.000 euros las pérdidas que la empresa ha debido soportar en apenas cinco meses a consecuencias de los actos vandálicos de los que ha sido objeto sus autobuses. En una carta pública, la empresa concesionaria del servicio de transporte urbano ha cuantificado durante este periodo once incidentes que se han saldado con la rotura de las lunas de los vehículos y tres atracos, de los cuales sólo se detuvo a los responsables en un caso.

La empresa reclama de las autoridades “un trato especial” para defender un servicio público esencial de los ataques de los vándalos. En su carta, Hadú-Almadraba explica que la Ciudad dispuso en su día un dispositivo especial de vigilancia en Loma Colmenar y los aledaños del Príncipe Alfonso. “A la Delegación del Gobierno se le solicitó hace dos meses una mayor implicación que completará los posibles vacíos en esas zonas durante los fines de semana: ¿se está haciendo?”, se pregunta la empresa.

 

Situación económica de la empresa

Los actos vandálicos sufridos por los autobuses han venido a agravar la difícil situación económica que la empresa asegura estar atravesando. La dirección recuerda que las tarifas no se han modificado en los últimos siete años, una situación que coincide con una bajada de cerca de 100.000 viajeros en la línea 7, que une el centro y la frontera, debido a los frecuentes colapsos y dificultades de acceso que se viven en el entorno de El Tarajal.

“Llegamos a barriadas donde otros servicios se niegan a ir sin escolta porque temen por su seguridad; sin embargo nosotros estamos allí siempre, pero todo tiene un límite y por encima de todo está la seguridad de los trabajadores y usuarios”, advierte la empresa, cuyo gerente, Manuel Cuéllar, aseguraba esta misma semana que si los ataques continuaban no descartaba suspender servicios para evitar daños a las personas.

Comentarios