La Ciudad

Hélity respalda al coche volador eléctrico que conectará con vuelos premium Ceuta, Málaga y Algeciras

'Lilium Jet' se está probando en Jaén, y la compañía caballa pretende emplear las aeronaves para ofrecer vuelos chárter premium y de negocios a sus clientes.

'Lilium Jet' va camino de convertirse en el primer avión eléctrico en España, que tiene como destino final unir a Ceuta, Málaga y Algeciras. Detrás de esta iniciativa se encuentra Lilium, compañía de vehículos eléctricos de despegue y aterrizaje vertical, y la empresa caballa Hélity, que ya conecta las tres ciudades en helicóptero.

Lilium, fundada en 2015 en Múnich (Alemania), es una de las empresas más punteras de movilidad aérea eléctrica del mundo que además tiene un centro de experimentación en Jaén. Cuenta con sus propios desarrollos en forma de pequeñas aeronaves eVTOL y acaba de anunciar la intención de venta de 5 de estos vehículos a Hélity. Con el fin de crear una red eVTOL entre Andalucía y la ciudad africana.

Según han publicado en un comunicado conjunto, Hélity quiere emplear las aeronaves para ofrecer vuelos chárter premium y de negocios a sus clientes. Actualmente, la aerolínea cuenta con un helicóptero Augusta-Westlan AW-139 con capacidad para 15 viajeros que emplean tanto en vuelos regulares como chárter.

'Lilium Jet'

El 'Lilium Jet', como se denomina la aeronave, es un vehículo eléctrico especialmente concebido para despegar y aterrizar de forma vertical. Un concepto que se encuentra actualmente en auge pero que lleva varias décadas en el terreno militar con muy buenos resultados. Además, la apuesta de los alemanes es la de emplear 100% energía eléctrica.

Una de las particularidades de esta aeronave es su cuidada aerodinámica que prescinde del clásico estabilizador vertical de cola. Para conseguir la máxima eficiencia, decidieron integrar los motores dentro de las propias alas con un sistema de empuje vectorial desarrollado por ellos mismos.

En total, cuenta con 36 motores totalmente carenados e integrados en unas superestructuras dispuestas en los flaps que se han diseñado para generar sustentación. Se acompañan de una tobera variable, una tecnología que está presente en algunos aviones cazas, que va cambiando el diámetro de la salida del aire del motor para ajustarlo a las necesidades. Menos diámetro de salida de la tobera se traduce en aire más rápido y más potencia. Y viceversa.

La velocidad de crucero es de 280 kilómetros por hora con una autonomía que le permite recorrer unos 250 kilómetros. Más que suficiente para cubrir los saltos entre Ceuta, Málaga y Algeciras. Todo ello a una altitud de crucero que llega a los 3.000 metros y con una huella sonora aproximadamente 7 veces menor que la generada por un helicóptero.

En cuanto al interior, la compañía alemana pone a disposición del cliente varios esquemas que se adaptan a cualquier necesidad. Desde uno con tan solo 4 asientos para el transporte más exclusivo a otro que recurre a una disposición de 6. También tienen disponible una versión para el transporte de mercancías.

Comentarios