La Ciudad

Los afectados de Huerta Téllez intentan entregar una carta a la ministra de Fomento

photo_camera Los afectados han intentado manifestarse a las puertas del Ayuntamiento / A.S.

Hartos de que nadie les ayude, a estos 160 vecinos solo les queda "dar una patada a la puerta de nuestras casas o protestar en cada pleno"

Los vecinos de Huerta Téllez se han trasladado a la puerta del Palacio de la Asamblea para entregar a la ministra de Fomento, Ana Pastor, una carta donde le explican la situación que viven desde hace años. Ha sido la consejera del ramo quien ha recogido la carta aunque el presidente de la ciudad, Juan Vivas, ha asegurado que ya había puesto en antecedentes a la ministra “pero no es su competencia, nada tiene que ver con este asunto”. Respuesta que no convence a los 160 afectados por la paralización de estas viviendas de protección que salieron a un precio de unos 150.000 euros. “Llevamos años pagando y nadie nos ayuda. Se pasan la pelota de unos a otros y nadie nos ayuda”, explican los afectados a la puerta del Ayuntamiento, al tiempo que denuncian que no les han dejado desplegar ni una pancarta al carecer de permisos y bajo la amenaza de elevadas multas económicas.

El presidente de la ciudad, Juan Vivas, ha explicado la cronología de esta historia. “Se trataba de una parcela pública para enajenación. Fue la empresa constructora la adjudicataria del concurso público y quien llevó a cabo la promoción de las viviendas. Este no ha sido el único caso de promociones inmobiliarias que ha sufrido los avatares financieros de la crisis pero para ello, intervino la Sociedad de Gestión de Activos der la Reestructuración Bancaria (Sareb). La Ciudad ha cumplido con su obligación: urbanizar la zona pero aún asi, nos hemos ofrecido a mediar entre los afectados, la promotora y la Sareb para atender y proteger los intereses de estos vecinos pero no podemos interferir en relaciones económicas particulares”.

Los afectados hablan de fraude y critican el desinterés de las administraciones. “Nos marean. Nos mandan de un lado a otro sin darnos una solución”. Desesperados y con los sueños puestos en unas viviendas que terminadas no llegan a sus manos, amenazan con darle una patada a la puerta de sus propias casas y tomarse la ley por su mano. “No pueden echarnos de una casa que es nuestra”. Los vecinos van más allá al anunciar que se van a presentar en todos los plenos “hasta que alguien nos ayude”.

Antecedentes

Los afectados han recorrido desde 2007 un largo camino bajo los reiterados incumplimientos de la promotora. La empresa Dolmen, que se ha visto involucrada en distintos procedimientos judiciales, incumplió su compromiso de hacer entrega de las viviendas. Posteriormente, y tras la paralización de la obra y su reanudación en 2012, los afectados se han visto obligados a tratar con distintos interlocutores, tantos como sucesivas empresas han sido las que han ido asumiendo la responsabilidad de la promoción. “Todas y cada uno de ellas nos han ido dando largas y no nos han proporcionado ninguna respuesta”, se quejaba una de las vecinas asistentes a la asamblea. Los vecinos explican que, en la actualidad, la toma de decisiones sobre el destino de la promoción de viviendas se encuentra en manos de la Sociedad de Gestión de Activos der la Reestructuración Bancaria (Sareb), conocido como "el banco malo".

 

Comentarios