La Ciudad

Chandiramani fue quien recibió la noticia de que Ceuta recibiría 25 millones del fondo covid creado por el Gobierno de la Nación

El mutismo cómplice de la consejera de Hacienda cuando Vox vota contra 25 millones para Ceuta

La consejera de Hacienda de la CAC (C.A./ARCHIVO)
photo_camera La consejera de Hacienda de la CAC (C.A./ARCHIVO)
Entre diciembre y junio el Gobierno de la Ciudad, Juan Vivas y hasta la propia responsable de Hacienda, Kissy Chandiramani reclamaron el dinero. Ahora todos callan tras el voto negativo de Vox al real decreto ley.

Desde finales del año 2019 el Gobierno de la Ciudad estaba reclamando al Gobierno de la Nación los 7,2 millones de euros que recibía Ceuta por conceptos que son básicos para la ciudad como el agua potable y los costes extraordinarios de la frontera.

No ha habido semana desde entonces y hasta el mes de junio de este año que no hayamos escuchado la misma cantinela en las voces de unos y otros: los populares Juan Vivas, Carlos Rontomé, el portavoz del Gobierno, Alberto Gaitán, y hasta la consejera de Hacienda, Kissy Chandiramani, también en el pleno. 

El pasado seis de junio, la consejera de Hacienda, Economía y Función Pública, Kissy Chandiramani, mantenía una conversación telefónica con la secretaria de Estado de Hacienda, Inés María Bardón, quien le confirmaba que, dentro del fondo adicional no reembolsable que, por importe de 16.000 millones de euros anunció el Gobierno de la Nación como medida para aliviar la difícil situación financiera y presupuestaria de las Administraciones autonómicas, se contemplaba para la Ciudad Autónoma de Ceuta una cuantía de 25 millones de euros. Una enorme alegría, sin duda, la que se llevó la consejera.

Este importe, tal y como indicó a Chandiramani la secretaria de Estado de Hacienda, quedaría desglosado para Ceuta de la siguiente manera: 12 millones para Salud, 8 para Educación y 5 por pérdida de recaudación de tributos. Todo ello de acuerdo a la distribución por bloques efectuada por el Gobierno de la Nación en relación al mencionado fondo. Todo perfecto. Además, un dinero que no tiene carácter finalista. Otra alegría para la consejera.

Por otro lado, la secretaria de Estado de Hacienda también le transmitió el compromiso del Estado de abonar las transferencias pendientes por importe de 7,2 millones de euros mediante real decreto. ¡Ojo! que ya advirtieron que el dinero sería posible mediante real decreto ley. Una tercera alegría para la consejera, porque así llegaba antes a las necesitadas arcas de la Ciudad.

El pasado miércoles, los diputados de Vox en el Congreso, entre ellos la ceutí Teresa López, votó contra la convalidación del real decreto ley que crea el fondo covid-19 de 16.000 millones para las CCAA que financiará el impacto de la pandemia. Menos mal que sólo son 52 porque -lógicamente- hasta el PP votó a favor de la medida por la que Ceuta va a recibir 25 millones de euros que no tendrá que devolver. 

Qué improvisación ni qué ocho cuartos, señores de Vox. Aquí lo que importa es que Ceuta reciba el dinero que tanto necesita con el que se elaborarán los Presupuestos de la Ciudad Autónoma, los nuevos, los que tienen que sacar adelante a esta ciudad de la gravísima crisis económica que padece.

Pero que Vox esté en contra de todo, incluso de lo democrático y lo bueno para esta ciudad, no es lo peor. A eso ya nos vamos acostumbrando. Lo incomprensible es que la responsable de la ejecución y control del Presupuesto de la Ciudad Autónoma, la que avanzó que la Ciudad recibiría 25 millones de euros del fondo covid más los 7,2 millones de euros, mediante decreto ley, la consejera Chandiramani, no ha abierto la boca para recriminar a sus socios que quieran alargar en el tiempo la recepción del dinero. No quieren ese dinero ¿Por qué? ¿Quizá porque es una medida del Gobierno de la Nación que les fastidia?. Chandiramani tenía que haber dejado claro a sus socios que ese dinero tiene que formar parte del Presupuesto y que no caben dilaciones de ningún tipo. Tenía que haberles llamado al orden por votar su partido en el Congreso contra una medida beneficiosa para Ceuta, un dinero que mucha falta le hace a los ceutíes. 

El vergonzoso silencio de la consejera, en el cargo en estos momentos por cuatro votos de Vox, es también indigno por todo lo que está pasando Ceuta, sus desempleados y sus trabajadores en un momento durísimo de crisis.

 

 

 

Comentarios