La Ciudad

Para el suministro pidió tres ofertas a empresas del mismo Grupo (Hoarce, SL)

Una empresa municipal pagó 10.000 euros por 73.500 ladrillos que ahora no aparecen

OBIMACE
photo_camera Obimace realizando alguna actividad (C.A.)

El mismo Grupo de empresas (Hoarce, SL) presentó el tipo de ladrillo a diferente precio la unidad con una diferencia de dos céntimos de euro. 

La sociedad municipal Obimace compró ladrillos para "varias obras" por importe de 10.000 euros a Cementos y Materiales de Construcción SL (Grupo Hoarce). La adjudicación fue publicada en la Plataforma de Contratación del Sector Público el 17 de junio de 2020. Pero, ¿Dónde se colocaron los 73.500 ladrillos?

En el informe de necesidad se justificaba este contrato menor de suministro de ladrillos para la realización de trabajos de obra en la vía pública y de mantenimiento en espacios y edificios públicos. Con esa finalidad, la sociedad pidió tres ofertas, según el informe de necesidad, "haciéndose invitación a empresas cualificadas y con amplia experiencia relativa a los trabajos solicitados" y por un plazo de ejecución de la licitación de seis meses. 

Lo que no parece muy normal es que las tres ofertas sean de empresas del mismo Grupo Hoarce: Hormigones y Áridos de Ceuta SL, Cemento y Materiales de Construcción de Ceuta (CEMACON) y Aglomerados de Ceuta SL, con una diferencia de céntimos.  

Ofertas

La oferta seleccionada fue la de Cemento y Materiales de Construcción (CEMACON) por 9.632 euros, sin impuestos, para un suministro de 73.580 ladrillos, desglosados de la siguiente manera: ladrillo hueco 7cm (22.500 unidades), ladrillo hueco 4cm (31.640 unidades) y ladrillo macizo (19.440 unidades). 

Las otras dos ofertas del Grupo Hoarce recogían una subida de dos céntimos de euro en los precios por unidad de los distintos tipos de ladrillo, que hacía diferentes las propuestas siendo el mismo material. 

De junio a diciembre de 2020, Obimace debió utilizar todos los ladrillos porque según la Memoria Anual de la sociedad las existencias son cero. No habría ni un solo ladrillo sin utilizar. 

¿Dónde y para qué obras se utilizaron los ladrillos?

El informe de gestión de 2020 de Obimace detallaba las obras ejecutadas y los expedientes de contratación durante ese ejercicio. 

De los más de cien trabajos realizados por la sociedad, la mayoría no tienen a simple vista nada que ver con el uso de ladrillos: estos fueron sobre todo pintados, reparaciones de carpintería, electricidad, fontanería, soldaduras, montaje de pasamanos, averías, desinfecciones en barriadas, trabajos de asfaltado, reparación de acerados, sellado de arquetas, retirada de escombros, trabajos de excavación y obras donde el material que se utiliza es el hormigón, entre otros.  

Otra vez topamos con la falta de transparencia de esta sociedad municipal, que maneja 11 millones de euros anuales. Si no hay existencias, no hay ladrillos. Y si se han colocado los ladrillos, no queda claro que su uso esté justificado en el informe de gestión de Obimace. A día de hoy la pregunta es: ¿Dónde se han utilizado los 73.500 ladrillos que compró la sociedad por 10.000 euros?. Toda una incógnita que pide a gritos una respuesta clara de la Ciudad por tratarse de fondos públicos. 

 

 

 

 

 

 

Comentarios