La Ciudad

Destitución de Medina al frente de la televisión pública de Ceuta

La pifia del PSOE al confiar en el cesante Medina mengua el liderazgo de Hernández

Isaac
photo_camera Isaac Medina y Manuel Hernández (PSOE) (C.A./ARCHIVO)
Un escándalo político insostenible del que siempre se ha querido apartar el PSOE sin conseguirlo

Aunque desde primera hora el PSOE se empeñó en desmarcarse de la propuesta de Isaac Medina para ser nombrado director de la televisión pública, atribuyendo la decisión al PP, concretamente a la presidenta del Consejo de la tele, Mabel Deu, hay que ser un poco botarate para no darse cuenta de que la realidad es otra.

Isaac Medina trabajó para Manuel Hernández como secretario personal y político en la campaña electoral. El premio fue “colocarlo” en la televisión pública con unas retribuciones que rondaban los cinco mil euros. Habría que recordarle a Hernández aquello de “Fíate del que es descuidado con la verdad en asuntos pequeños que no podrá ser confiable en asuntos importantes”, dijo Einstein.

El pasado mes de julio, Isaac Medina, era designado como nuevo director general de RTVCE, en sustitución de Cristina Díaz, con el apoyo del Partido Popular y el apoyo implícito del PSOE (no votaron “no” para que se aprobara). Caballas se abstuvo entonces y Vox y MDyC se opusieron.

En este tiempo el propósito de Medina era revolucionar la tele pública y lo único que ha conseguido en unos cuatro meses es pasarse de revoluciones.

La documentación aportada por el nuevo director, más que un aval ha sido un problema a la hora de justificar su continuidad en el medio. Sus particularidades, según nos dicen, también.  

En los últimos tiempos han quedado al descubierto mentiras en currículos de políticos de renombre que han “engordado” su documentación con méritos o capacidades inexistentes o no contrastadas. Ahora todo se mira con lupa y esto no parece haber servido de escarmiento al ya exdirector de la TV de Ceuta.

Ante la acusación del editor de un medio donde Medina únicamente colaboró, de haber falsificado un escrito que pretendía validar sus capacidades, los partidos políticos salieron algunos por peteneras y otros adelantaron que llevarían el asunto a la Fiscalía. La firma que aparece en el citado escrito no pertenece al mencionado editor.

Varios son los consejos de administración de RTVCE donde se tenía que ratificar el nombramiento de Medina, y tal como se convocaron se desconvocaron. El de hoy ha sido el definitivo.

El nombramiento de Medina fue un premio político para él, pero una mala elección y una pifia de su valedor Manuel Hernández. El desacierto del secretario general de PSOE local de elegir a Medina para un puesto de tanta relevancia ha menguado el liderazgo del proponente. Cuando no se privilegia la responsabilidad en un puesto pueden ocurrir cosas como esta.

Ahora el PSOE se distingue por su dudosa capacidad a la hora de elegir a personas de confianza para altos cargos. El del director de RTVCE, fruto de no se sabe qué pacto encubierto que parece caducado, es un golpe para los socialistas. Y dicho esto, ¿Quién va a confiar así en sus actuales responsables y en su proyecto político para Ceuta, con sus errores y silencios?

 

 

Comentarios