La Ciudad

Roban la corona de plata y causan daños a la venerada imagen del Cristo de los Afligidos

photo_camera El vicario visita la hornacina esta mañana.

El vicario general de Ceuta, Juan José Mateos Castro, cree que se trata de un acto “vandálico, delincuencial”, lejos de una profanación

La imagen del Cristo de los Afligidos, la que preside el llamado Puente del Cristo, ha sido esta pasada noche objeto de un acto que en principio ha sido calificado como “vandálico” tanto por parte de la Policía Local, como de las autoridades eclesiásticas.

Los agentes policiales se personaban en el Puente del Cristo ya que se había fracturado el cristal de la hornacina, previamente a forzar la cerradura de la reja exterior que protege la imagen.

Una vez en el lugar, los agentes comprueban que la talla presenta daños en un brazo, concretamente el derecho a la altura del hombro, y tras hacerse cargo del mismo dan una batida por las cercanías en busca de alguna persona sospechosa, pero los resultados fueron negativos.

A todo esto, el vicario, Juan José Mateos Castro, es contactado por los agentes y se persona lo antes posible. Indica que la talla ha sufrido un daño menor en el brazo derecho, al intentar los delincuentes arrancarlo de su lugar. En todo caso, el vicario se hace cargo de la talla y comprueba que han robado la corona de espinas, de plata.

“Anoche, por seguridad, lo llevamos a la parroquia de Nuestra Señora de África, donde está custodiada”, relata el sacerdote.

Esta mañana, el vicario se reunía con la vicepresidenta primera de la Mesa de la Asamblea, Adela Nieto, quien le trasladó que la Ciudad va a colaborar plenamente. De hecho, ya se estaban realizando esta mañana trabajos de limpieza y reforzamiento.

Al vicario le duele lo que ha ocurrido, tanto más cuando es una imagen “muy querida” en Ceuta. Es de autor desconocido y podría tener más de 200 años de antigüedad, indican otras fuentes.

En todo caso, desde hace entre 500 o 600 años, la puerta de entrada y salida de Ceuta siempre ha contado con el Cristo. Cuando se hace referencia a los “afligidos” se habla de aquellas personas que eran condenados por delitos diversos. Los que purgaban penas menos graves saludaban al Cristo tanto cuando iban a cumplir sus penas en el exterior de Ceuta, como al volver, dando las gracias. Peor era el caso de aquellos que iban a ser ajusticiados. “La última mirada” era al Cristo de los Afligidos.

La Ciudad va a encargarse de restaurar la venerada imagen, ante la cual todos muestran respeto. “Es un símbolo de todos los ceutíes, un símbolo de espiritualidad”, explica el vicario. Lo cierto es que el episodio de vandalismo ha contado con el pesar de todas las comunidades religiosas distintas de la católica de Ceuta, como ha podido comprobar ceutaactualidad.com.

Comentarios