La Ciudad

controversias en torno al calendario laboral

¿Rojo o negro?

Las reticencias del Partido Popular a acceder a las demandas de la oposición y de la comunidad musulmana de convertir el final del Ramadán en festivo mantienen viva la polémica. Ceuta Actualidad ha salido a la calle para pulsar la opinión de algunos ciudadanos. 

La polémica en torno a la inclusión en el calendario laboral como festivo del Eid-al-Fitr, el día que pone fin al mes de Ramadán, no se agota. Después de las primeras controversias suscitadas en julio, las celebraciones de la Fiesta del Sacrificio han vuelto a traer a primer plano un asunto que resulta particularmente enojoso para el Gobierno local e irritante para una parte de la población.

El presidente de la Unión de Comunidades Islámicas de Ceuta (UCIDCE), Laarbi Maateis, volvía a encender una mecha que nunca había dejado de chisporrotear. Maateis calificaba esta misma semana de “falta de respeto” la resistencia de la Ciudad a conceder la consideración de no laborable a la jornada de celebración del final del Ramadán.

Inmediatamente, los partidos políticos tomaban posiciones. MDyC, cuyo grupo en la Asamblea había intentado este verano llevar a pleno el debate en torno al calendario laboral, ha arremetido contra el Gobierno del popular Juan Vivas, al que ha acusado de “intransigente”. Mientras, Caballas hacía pública su propuesta para encajar el fin del Ramadán entre los días no laborales del calendario. Previamente, el PSOE ya había mostrado su apoyo a la iniciativa de reconocer como fiesta oficial una segunda celebración religiosa musulmana. Y, Ciudadanos, sin llegar a pronunciarse, anunciaba su intención de sondear la opinión de los agentes sociales y de sus propios militantes al respecto.

Las demandas de la oposición han recibido el rechazo contundente y severo del PP. Apenas una docena de palabras subidas al perfil de Facebook del partido dejaban a las claras que el Gobierno local no está por aceptar cambios en el calendario laboral. “El grupo del Partido Popular mantendrá las mismas fiestas locales para 2017”, rezaba el inequívoco mensaje.

Las reticencias del Gobierno popular a acceder a la demanda de la oposición y de la comunidad musulmana contrastan con la actitud que adoptó en un tiempo muy lejano respecto a la celebración de la Fiesta del Cordero. Un gobierno de Juan Vivas fue el que en 2010 convirtió en festivo el Eid el-Kebir.

Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad