La Ciudad

ORDEN DE DESAHUCIO DEL MINISTERIO DE DEFENSA

Samia pide ayuda a Vivas para que sus cuatro hijos no se queden en la calle

Desde 2009 esta familia vive en una chabola en una finca propiedad del Ministerio de Defensa. El viernes recibieron la orden de desahucio por derribo. Samia y sus cuatro hijos se quedan en la calle ante la imposibilidad de pagar un alquiler, por eso, solicitan la mediación del presidente en funciones ante el ministerio.

El futuro de Samia y sus cuatro hijos de entre 8 meses y 13 años pende de un hilo. El viernes recibieron la sentencia firme de desahucio de la finca que ocupan desde 2009 propiedad del Ministerio de Defensa. En estos años Samia y su familia han conseguido darle un toque hogareño a las cuatro paredes llenas de humedades y agujeros que hacen las veces de vivienda. Ahora tienen todo en cajas y embalado a la espera del derribo.

Samia ha explicado a Ceuta Actualidad que "desde el principio sabíamos que tarde o temprano nos iban a echar. Eramos conscientes de estar ocupando una finca pero la necesidad mandaba y ahora nos vemos en la calle". Al parecer han solicitado ayuda a Asuntos Sociales, que sólo puede ofrecerles cinco días en un hostal, por eso, piden al presidente de la ciudad en funciones, Juan Vivas, que medie en su situación y les facilite una casa "porque con los 280 euros que recibo no podemos vivir. Mi marido lleva 13 años en España y aun no tiene permiso de residencia. Subsistimos con la ayuda de la familia y de varias entidades sociales. Incluso pasamos bultos a Marruecos para conseguir algo más de dinero", explica esta madre desesperada, que asegura no poder dormir, ni comer desde el pasado viernes.

El derribo de esta chabola en la zona conocida como Cría Caballar viene motivado por la construcción de la futura carretera Puerto-Frontera. La casa de esta familia no será la única que se derribe. Se hará lo propio con otras  que se han construido de forma ilegal en la misma finca. Samia y su marido han intentado llegar a un acuerdo con Defensa para abandonar la vivienda cuando el resto de vecinos lo hagan, pero el Ministerio se ha negado y ahora derribará la chabola dejando en la calle a 4 menores.