La Ciudad

ELECCIONES FPAV

Segado vs Mokhlis: la pugna ‘amistosa’ por presidir el movimiento vecinal

fpav
photo_camera Los 63 presidentes de las asociaciones de vecinos están llamados a las urnas mañana martes de 9.00 a 19.00 horas en la sede de O´Donnell. (ARCHIVO)

63 presidentes de asociaciones vecinales están convocados a las urnas mañana martes para decidir si revalidan la actual gestión o apuestan por el cambio.

Lo conocido frente al cambio. Segado o Mokhlis. Los todavía presidente y vicepresidenta de la FPAV son caras bien conocidas entre el movimiento vecinal que en unos pocos días está convocado a decidir quien desea tener dirigiendo la batuta durante los próximos dos años. Ambos aseguran tener los votos “asegurados” y, si no hay cambios, “las cuentas salen”, pero también coinciden en la imprevisibilidad que llevan aparejados estos comicios que, ya en primera instancia, y confiando en la veracidad de las palabras de sendos candidatos, se deslizan descuadres por alguna de las partes vecinales que les hayan comprometido su apoyo.

No obstante, sendos candidatos, se profesan palabras de aprecio y respeto. Más allá, de la pugna que ahora les separa, les unen años tres años de trabajo y un futuro que, aunque con visiones diferentes, confluye en un mismo punto en común. Luchar y resucitar al movimiento vecinal.

A última hora dice el entorno de Francisco García Segado que se inclinó por presentar candidatura a las elecciones que se celebrarán el próximo martes 8. Sin embargo, el titular de la Federación de Vecinos durante los últimos tres años – uno adicional por no poder convocar durante el año de pandemia- nunca llegó a descartar confluir a la reelección.

Tres años “duros”, confiesa, de los que llega con los deberes cumplidos. Entre otros, reseña la reactivación de la subvención a la Federación, que selló el pasado otoño mediante un convenio de colaboración con la Consejería que preside Yamal Dris. Y, sobre todo, con haber vencido al que fue su primer caballo de batalla: el saneamiento de las cuentas. Aspecto que su oponente y, hasta ahora, miembro de su junta, también reconoce. Aunque desprende que no hay constancia de aquella famosa auditoría que Segado encargó cuando aterrizó en la sede de O’Donnell. “A mí, aquí a Benzú, no me ha llegado nada”, reconoce Mokhlis.

Sin embargo, para Segado quedan importantes retos pendientes. Unos cabos sueltos que le empujan, según manifiesta, a intentar continuar encabezando la lucha por los vecinos. Los más importantes. “Conseguir la firma del proyecto de las Brigadas Verdes y seguir batallando para recuperar las subvenciones de las asociaciones de vecinos”, señala.

Asunto que comenzó a descongelarse hace unos meses cuando Segado anunció el inicio de las negociaciones con el Gobierno. Las aguas parecía que empezaban a fluir después de siete años, y Dris le aseguraba que se estudiaría esa nueva fórmula para regar de nuevo a las sedes de las diferentes barriadas. Pero algo sucedió. Un imprevisto paralizó el proceso, hasta a día de hoy. Segado exime al Ejecutivo de toda responsabilidad y, sin dar nombres, señala a la negociación de los Presupuestos como el caldo de cultivo que lo hizo saltar por los aires.

La recuperación de las subvenciones también encabeza para la otra candidata una de las principales luchas durante los próximos dos años. Sin embargo, para Rahma Mokhlis hay que cambiar la perspectiva. “Desconozco lo que Paco hubiese hablado o intentado negociar, pero si la hasta ahora fórmula de reivindicación no ha dado frutos, habrá que estudiar otros caminos que nos lleven a ello”.

En este sentido, la presidenta de Benzú aclara que el Gobierno no ha remitido ningún argumento por escrito que respalde o explique por qué dejó de inyectar fondos a las asociaciones. “Será el primer paso. Que nos envíen un comunicado oficial”.

El programa electoral de la que ha sido vicepresidenta de la FPAV se sustenta en insuflar un cambio al actual modelo vecinal. Apuesta por nuevas fórmulas de trabajo con los presidentes y sus asociaciones, enfocadas, como prioridad, en las distintas carencias que presentan cada una de ellas. “Son de muy diferente naturaleza, y a cada una hay que abordarla en función de ello”.

Un programa, similar en forma al de su oponente pero, asegura, que “muy diferente” en el fondo. “No comparto el modo de trabajo que se ha estado implementando hasta ahora”, confiesa, pese a conformar la directiva de Segado. “Yo simplemente he seguido las líneas que se me han marcado, lo cual no quiere decir que estuviese de acuerdo con muchos asuntos y, precisamente por ello, me planteé presentarme. Quiero hacer las cosas de otra forma”, manifiesta.

Para Mokhlis durante los últimos tres años “se ha actuado menos en asociaciones y se han destinado los recursos a otros temas que eran de menor calado”. Por ello, su principal objetivo es conseguir abrir aquellas sedes que acumulan años de polvo con la persiana abajo. Además, quiere imponer un seguimiento sobre todas las acciones y campañas que desarrolla la Federación. “Hasta ahora no se controla la ejecución de ninguna”.

Tampoco comparte con Segado la línea de acción respecto a las Brigadas Verdes, que las considera “ineficaces”. ¿Prescindir del preciado recurso de la Federación? “No”, se apresura a responder, pero sí precisa que necesitan una revisión profunda. “El convenio recoge que deben prestar servicio a todas las barriadas, pero la realidad no se traduce en ello”, explica. Según la presidenta de Benzú, solo algunas son las privilegiadas que gozan de sus servicios. “Por muchos barrios todavía no las hemos visto actuar”, señala.

Por ello, su apuesta se centra en someter el convenio a un estudio profundo. “Hay que recoger detalladamente las actuaciones, las zonas en las que se trabaja, y remitir informes de cada una de ellas”. Ya que, según Mokhlis, tan solo el presidente de la Federación es conocedor del funcionamiento de las Brigadas.

Mokhlis se presenta como el cambio. Como un soplo de aire fresco que busca cambiar las estructuras implantadas dese hace años. La primera mujer candidata que espera romper el duro techo de cristal que hasta ahora presenta la FPAV, pero, eso sí, quiere que quien le de su voto, lo haga única y exclusivamente por su valía, y porque crea en ella.

No obstante, considera necesario que las mujeres del movimiento vecinal salgan de su segundo plano. “Somo muchas las que llevamos años presidiendo asociaciones, pero no entiendo porqué ninguna ha decidido dar el paso”. Por ello, sea la elegida o no, espera marcar precedente.

La decisión de los 63 presidentes convocados a las urnas se conocerá el martes, en la sede de la federación, a partir de las 19.00 horas. Cuando después de una intensa jornada que arrancará a las 9.00, se anuncie quien será la imagen representativa del movimiento durante los próximos dos años.

Comentarios