La Ciudad

Trace se queja de la presión sobre su plantilla: "En Juan Carlos I es raro el día en el que no se reciben insultos"

Trabajadores de Trace en El Príncipe (CEDIDA)
photo_camera Trabajadores de Trace en El Príncipe (CEDIDA)

La concesionaria del servicio ha demandado más colaboración ciudadana para facilitar el trabajo de sus empleados.

“En Juan Carlos I es raro el día que no queman algún contenedor y se reciben insultos”. Ésta es una de las quejas que Trace, concesionaria del servicio público de limpieza, incluye en un comunicado por el que denuncia las agresiones y amenazas que sus trabajadores vienen sufriendo en distintos puntos de la ciudad mientras desempeñan su labor.

La empresa se queja de que en la plazoleta de El Príncipe donde fueron agredidos días atrás dos de sus empleados se continúa arrojando basura para la que se prende fuego posteriormente.

“TRACE se debe a los ciudadanos y su única intención es que las calles estén limpias para que, desde niños a abuelos, puedan transitar por la vía pública sin encontrarse basuras y desechos”, proclama la empresa, que lamenta que, ante las amenazas, sus trabajadores tengan que ser escoltados por la Policía para cumplir con su labor.

La concesionaria del servicio ha demandado más colaboración ciudadana para acabar con esta situación: “Nuestros trabajadores, en el ejercicio de sus funciones, tienen que recoger todas las basuras de la Ciudad, una tarea que se vuelve ardua si los restos a recoger están en mitad de una vía o calcinados junto a un contenedor que horas antes era una bola de fuego”.

Comentarios