La Ciudad

Una promoción de VPO que no ha cumplido su finalidad

La viga de las viviendas de Serrano Orive que el PSOE no quiere ver

Edificio de las 45 VPO en Serrano Orive (C.A.)
photo_cameraEdificio de las 45 VPO en Serrano Orive (C.A.)
La Ciudad se desentendió primero de los jóvenes y ahora de la situación en que puede dejar a algunas familias

Los Gobiernos del Partido Popular han enredado la madeja. Es cierto. El problema se enquistó hace tiempo y ahora hay que resolverlo deprisa y corriendo. También es verdad.

Con las notificaciones donde se avisa a los inquilinos que no habrá más renovaciones, se adopta una decisión drástica pero poco salomónica, nada ecuánime.

Y mientras los verdaderos jóvenes tienen delante el gran muro que la clase política ha construido y que les impide acceder a una vivienda digna en medio de la precariedad laboral, el Partido Socialista ve la paja en el ojo ajeno pero no la viga en el suyo. 

Las 45 VPO  de Serrano Orive se adjudicaron hace diez años a jóvenes que supuestamente cumplían los requisitos, pero desde entonces las irregularidades se han ido sucediendo: inquilinos que han superado los 35 años de edad o de renta, algunos que disfrutan de una vivienda propia, re-alquileres ilegales, casas vacías o sin usar, incluso impagos acumulados de diversa índole.

La gestión ha sido catastrófica. Serrano Orive podía ser la zona cero del cataclismo cuyas víctimas son los jóvenes de Ceuta, con enormes dificultades para emanciparse por la precariedad social que en muchos casos sufren.

Poco o nada va a satisfacer ahora a las partes la decisión del Gobierno de la Ciudad, ni a los que están residiendo en las viviendas, ni a tantos jóvenes que esperan su oportunidad.

El paro o el empleo precario son dos constantes en nuestra ciudad y Serrano Orive no ha cumplido su finalidad. Pero, por otra parte, nadie repara ahora en el contratiempo que supone desalojar a algunos inquilinos y familias que llevan casi una década viviendo y han hecho ahí su vida. No importa qué ocurrirá con ellos. Si podrán o no salvar esta contrariedad ¿Alguien ha comprobado cuál es su situación familiar o personal?

Y también están esas otras circunstancias ventajosas que se permiten. ¿Cómo es posible?

MDyC ha pedido a la vicepresidenta Primera de la Asamblea, que cobra la nada desdeñable cifra de 50.000 euros anuales, que se marche de Serrano Orive “con dignidad” mientras su partido, el PSOE, calla. ¿Qué es ésto del silencio cómplice socialista?, cuando fue Pedro Sánchez quien estableció como una prioridad de su partido la vivienda para jóvenes.

Dos datos más que irritan al ciudadano: un familiar de la vicepresidenta ocupa otra vivienda protegida de la misma promoción y un tercer familiar directo es quien le asesora, porque así lo ha decidido la diputada. 

El escándalo de Noelia Posse, la alcaldesa socialista reprobada en Móstoles, ha sido grave y notorio. ¿Acaso la conducta de la vicepresidenta de Ceuta no es reprobable igualmente? ¿O aquí somos diferentes?

El PSOE local mira hacia otro lado: sí que ve la paja en el ojo ajeno pero no la viga de las viviendas de Serrano Orive, y otros excesos, en el suyo.    

Comentarios