La Ciudad

En el centro, una joven bailó una sevillana ante la patrona de los marineros

La Virgen del Carmen procesiona en La Almadraba con Vanesa Martín y las víctimas del Lobo en el recuerdo

Un año más, la imagen de la Virgen del Carmen se ha encontrado con sus fieles, los vecinos de la populosa barriada de La Almadraba. Este año los hombres que han portado la parihuela, al igual que las mujeres, llevaban un crespón negro en sus camisetas en recuerdo de Vanesa Martín, la joven del barrio cuyo cuerpo fue hallado dentro de una antigua fortificación en Juan XXIII.

Era el homenaje de todos los barrios de la zona y de todos los y las ceutíes para una joven de la que la Policía aún investiga las causas de su muerte. Los hombres portaban camisetas en las que homenajeaban a las víctimas del Lobo, una traíña que naufragó en los isleros de Santa Catalina,

La imagen, como es habitual, salía de la pequeña ermita que lleva su nombre en el barrio de La Almadraba bajo el acompañamiento musical de la agrupación de Nuestro Padre Jesús Caído y Virgen de la Amargura. La Virgen del Carmen quedó instalada en el improvisado altar de la parcela anexa, en la playa, de la ermita para la celebración de la Eucaristía, en la que intervino el coro de la Hermandad del Rocío.

Tras concluir la función religiosa se cumplió con la tradición de adentrar la parihuela con la imagen de la patrona de los pescadores en el mar. La Virgen bendecía, como cada año, las aguas del litoral ceutí.

Ya en tierra de nuevo, el cortejo comenzó a formarse para llevar a cabo la procesión por las calles de la barriada. Un año más se vivieron momentos de mucha emoción, con un pueblo entregado y que nunca falta a la cita con la Virgen del Carmen.

La incidencia de la jornada fue la caída accidental desde el espigón de la playa justo en el momento que la imagen de la Virgen entraba en el agua. El segundo capataz de la Asociación de la Virgen del Carmen de la Almadraba se lanzó al agua y rescató a la menor.

 

En el centro

Mientras la imagen de la Virgen comenzaba su desfile desde la ermita de La Almadraba, otra imagen de Nuestra Señora del Carmen, la del centro, hacía lo propio desde la iglesia de Nuestra Señora de África.

Su recorrido transcurrió por la Avenida de la Palmeras para, posteriormente, dirigirse hasta la playa de La Ribera por el túnel de los bajos del mercado central. En Las Palmeras, la parihuela con la imagen de la Virgen de Carmen fue girada hasta situarse frente al mar mientras se entonaba la Salve. La imagen iba escoltada por marineros de la Compañía de Mar.

En el arco del Mercado que da al ascensor de la playa de la Ribera se llevó a cabo una petalada. Ya en la arena de la Ribera, la imagen fue introducida en el mar. Una vez fuera, una de las novedades de este año fue el baile de una sevillana a la Virgen por parte de la joven África Lirio.

Con ello concluyó la procesión a la que asistieron cientos de personas.

Comentarios