La Ciudad

Juan Vivas está permitiendo que se "normalice el odio" en esta ciudad

Vivas, borrego de Vox y déspota con los suyos

vivas mensaje fin de año
photo_camera Juan Vivas, presidente de Ceuta (C.A.)
Toda la oposición, la auténtica, le ha criticado en el pleno por permitir la crispación social en Ceuta y en unos niveles que muchos no han conocido. 

La portavoz de MDyC se lo ha dicho en la cara al presidente Vivas. Le ha recriminado el daño que está haciendo con su actitud a la ciudad de Ceuta. 

Fátima Hamed ha manifestado que estamos en una época marcada por la "normalización del odio" en todo el mundo y que se ha materializado en todo el país y en Ceuta "con la llegada a las instituciones de la ultraderecha". 

Hamed le ha echado en cara al presidente que "lejos de ponerle un cordón sanitario a Vox, le ha puesto una alfombra roja". Quizá el color no le guste tanto a los de Vox. Pero la alfombra, seguro que sí.  

A Redondo, Verdejo y compañía ya se les conoce bien. Los padres de muchos ceutíes comienzan a tener miedo por sus reacciones, publicaciones y declaraciones y, mientras se deteriora la convivencia, el presidente, como un borrego, sometiéndose a la voluntad de Vox, pese a todo. 

Los de Vox ni se equivocan ni rectifican y además escupen odio a todos los que no piensan como ellos. Atacan, denuncian, menosprecian... Menos mal que existe la justicia. Y todo se verá.

El presidente Vivas está incómodo pero el sillón donde a diario se sienta le da mucho gusto, en él y a puerta cerrada maldice en soledad y despotrica de impotencia junto a los suyos y contra los suyos. Si pudieran hablar... uno está a punto de hacerlo.  

Por culpa del silencio de Juan Vivas ante los ataques que han sufrido las comunidades religiosas, esta ciudad está perdiendo su identidad. Al final, Vivas lo va a pagar muy caro. Que no crea que pasará a la gloria como Sánchez Prado. Menos mal que no ha sido médico porque sería un matasanos. Pero que no continúe normalizando el odio.
Cada vez son más los ceutíes que le exigen que escuche a la auténtica oposición, que también ha sido elegida por el pueblo. Y por el bien de todos.

Comentarios