La Ciudad

Terminología inapropiada y sexista: el IEC denomina a sus empleados como un macho y dos hembras

El despropósito del Instituto de Estudios Ceutíes de la Ciudad: El maquetador es un "macho" y las auxiliares "dos hembras"

IEC (Custom)
photo_camera Sede del Instituto de Estudios Ceutíes (en paseo del Revellín)

"Durante el ejercicio 2021 el número medio de empleados ha sido de tres, todos ellos en régimen laboral. Un macho y dos hembras. Calificando el macho dentro de la categoría profesional de maquetador y las dos hembras en la categoría profesional de auxiliar administrativa", dice la Memoria del IEC.  

La Memoria 2021 del Instituto de Estudios Ceutíes, organismo autónomo de la Ciudad Autónoma de Ceuta, aparte de ser un informe sobre las actividades y otros contenidos de distinta índole y con carácter anual, destaca por el apartado que dedica al personal. 

El artículo 1.7 dice literalmente: 

Número medio de empleados durante el ejercicio y a 31 de diciembre, tanto funcionarios como personal laboral, distinguiendo por categorías y sexos: 

Durante el ejercicio 2021 el número medio de empleados ha sido de tres, todos ellos en régimen laboral. Un macho y dos hembras. Calificando el macho dentro de la categoría profesional de maquetador y las dos hembras en la categoría profesional de auxiliar administrativa. 

El documento no aparece firmado. 

Leer este apartado tal y como está redactado deja atónito a cualquiera. Decir que el hombre es un macho y la mujer es una hembra en un documento de un órgano dependiente de la primera institución de la ciudad, así como concretar en qué categoría se encuentra el "macho y las hembras", es inapropiado, casi insultante y sexista. 

Inapropiado porque los términos macho y hembra se usan para distinguir el sexo de animales y plantas, y si apuramos el macho es "el hombre en que supuestamente se hacen patentes las características propias de su sexo, especialmente la fuerza y la valentía", con lo cual el IEC daría a entender, por ejemplo, que una cualidad como la valentía no sería propia de las mujeres.

Hasta ahora nadie del Gobierno de la Ciudad parece haberse dado cuenta de este despropósito de la Administración al distinguir por sexo a su personal de la manera que lo ha hecho con lo sencillo que se hubieran referido a sus trabajadores por su nombre y apellidos.  

IMG_0500
El documento del despropósito

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios