La Ciudad

Ha intervenido en las Jornadas Jurídicas para hablar de la desinformación deliberada que es "inevitable"

Peral, mano derecha de Pedro J.: "Si nos protegemos y sabemos identificar las "fake news", nos las colarán menos"

IMG_1643
photo_camera María Peral, adjunta a la Dirección de El Español (CEUTA ACTUALIDAD)

María Peral es adjunta a la Dirección de El Español y licenciada en Derecho. Ha venido a Ceuta a dar una ponencia sobre los bulos o desinformaciones y apela a la consciencia y conciencia de los ciudadanos, "que son los que tienen el poder" para contrarrestarlos.  

María Peral, adjunta al director de El Español, Pedro J. Ramírez, ha intervenido en las XI Jornadas Jurídicas que se han celebrado en el Hotel Puerta de África. Su ponencia ha tratado sobre cómo afecta las fake news a "nuestras vidas". 

La conferenciante "tenía pendiente" desde hace siete años, estar en las Jornadas Jurídicas de Ceuta por invitación de los magistrados Fernando Tesón y Rosa de Castro, a la que conoció en Madrid "en el Tribunal Supremo". 

El tema de la desinformación lo ha elegido Peral porque "hace falta extender la conciencia social, la consciencia de cada ciudadano, en que las noticias falsas, que se propagan y de las que somos víctimas, son un gravísimo problema no solamente de sentirse engañado por una noticia sino también como amenaza para el sistema democrático para la protección de la salud. Lo hemos visto con las noticias falsas que abundaron con el coronavirus y en otros ámbitos de nuestras vidas que pueden incidir muy negativamente, de eso tenemos que ser conscientes para poder prevenirnos".

La reconocida periodista afirma que "en Europa, desde 2016 se vienen haciendo estudios sobre campañas de desinformación que provienen principalmente de Rusia: se ha visto en el Brexit, en las elecciones alemanas y en la campaña de Trump, también en el procés independentista catalán". 

El uso de las redes sociales como arma política la amenaza principal "proviene del régimen ruso" y "hay páginas oficiales de la UE, que se pueden consultar por todos los ciudadanos, y que nos están contando cómo nos intoxican en la actualidad con la guerra de Ucrania". 

Para Peral las fake news "son inevitables", pero también debería ser inevitable "saber protegernos". La información es "poder" y no se puede evitar que haya "organizaciones oscuras, grupos criminales, gobiernos enemigos que intenten cambiar la opinión pública o modelar el comportamiento de los ciudadanos o para influir en su voto". Opina que los ciudadanos deben tener estrategias para contrarrestar ese "poder tan negativo". Confía en que no sea "letal". Añade que es una tarea pendiente por parte de los poderes públicos "aquí en España, donde el tema de las fake news no se ha analizado con el rigor investigador y con la independencia que requieren, pero hay una acción del ciudadano para saber de qué fuentes bebe, qué comparte con sus amigos, a quién cede sus datos, saber distinguir las noticias falsas...".

La periodista ejecutiva de El Español asegura que "si nos protegemos y si sabemos identificar esas amenazas, nos las colarán menos, sin duda". En Italia existen programas educativos donde enseñan a los jóvenes a identificar qué puede ser una información falsa, ha subrayado. "Ante la duda, no hay que compartir fake news, que se basan en la inconsciencia a la hora de compartir". Esa es la multiplicación del efecto negativo, dice. "Si no se comparte, no hay terreno abonado para las fake news". 

Es un asunto ligado a los intereses, más que a las ideologías, "a los intereses de lo que a cada uno le viene bien en cada momento", económico, políticos, depende quién te pague... "No hay una fidelidad ideológica". Lo que "esperamos" también es "conciencia crítica de los ciudadanos" cuando un partido político cualquiera señala que una fake news no lo es. 

Peral aconseja contrastar fuentes distintas y saber a qué medios se acude, cuáles son fiables o no. "Eso permite que los políticos cada vez tengan un control ciudadano mejor, de mayor calidad". 

Lo que saca en claro la periodista es que "los ciudadanos tenemos poder y que está en nuestra mano poner coto a este tipo de estrategias aunque sea una tarea complicada y larga (sin resultados inmediatos), pero también que es una cultura de control de nuestros datos, privacidad, intimidad, que debe ser impuesta y que debemos mantener con beligerancia". 

Comentarios