Laboral

PROTESTA ANTE LAS PUERTAS DEL AYUNTAMIENTO

La Ciudad contrata desde hace quince años a empleados a quienes envía al paro en vacaciones

Un momento de la concentración celebrada esta mañana frente a las puertas del Ayuntamiento (C.A.)
photo_camera Un momento de la concentración celebrada esta mañana frente a las puertas del Ayuntamiento (C.A.)

Ésta es la denuncia que los afectados -21 trabajadores en la actualidad- han formulado esta mañana ante las puertas del Ayuntamiento en un acto de protesta. Los empleados han estado arropados por los sindicatos y representantes de asociaciones de madres y padres de alumnos.

La Ciudad mantiene desde hace quince años la práctica de contratar trabajadores de centros escolares a los que despide llegadas las vacaciones de Navidad, Semana Santa y verano. Ésta es la denuncia que los afectados -21 trabajadores en la actualidad- han formulado esta mañana ante las puertas del Ayuntamiento en un acto de protesta. Los empleados han estado arropados por los sindicatos y representantes de asociaciones de madres y padres de alumnos.

Los trabajadores, contratados bajo el epígrafe de “vigilantes cuidadores de colegios”, denuncian que sus peculiares condiciones laborales les abocan a aceptar que no percibirán ingresos al menos durante cuatro meses al año. Los afectados reclaman que sus contratos se extiendan ininterrumpidamente desde comienzos a finales de curso, lo que, a su vez, les permitiría beneficiarse de un subsidio por desempleo mayor durante los periodos de cese.

La ausencia de los centros de este grupo de fijos discontinuo supone, además, una merma de personal en los colegios que, en algunos casos, obliga al cierre de las instalaciones durante los periodos vacacionales, lo que impide elaborar en esos días una oferta de actividades extraescolares o acometer actuaciones como limpiezas extraordinarias.

CSIF ha explicado que, pese a las reuniones mantenidas a lo largo del pasado año con el consejero de Educación, Javier Celaya, la Ciudad se ha negado a modificar la situación de estos 21 empleados argumentando problemas económicos.

Así las cosas, los vigilantes cuidadores no retornarán a sus puestos hasta el 9 de abril para volver a ser despedidos el 24 de junio. El próximo curso, cuando regresen a sus puestos el 9 de septiembre ya sabrán que, llegado el 22 de diciembre, irán al paro hasta que se les haga un nuevo contrato para su incorporación el 8 de enero.

“El importe anual que asumiría el Gobierno por prorrogar el trabajo de este colectivo durante todo el año es menor que el que gasta cada verano en contratar cocineros para los comedores escolares o una onceava parte de lo que gasta anualmente en planes de empleo”, protesta el sindicato en un comunicado.

Por su parte, el PSOE ha emitido una nota de prensa ha manifestado que “los socialistas nos solidarizamos y apoyamos las reivindicaciones de estos empleados fijos discontinuos de la Ciudad, por ser justas y de recibo”..

Solicitan al Ejecutivo que valore positivamente y apoye las reivindicaciones de estos trabajadores públicos, “22 madres y padres de familia que lo único que buscan es una estabilidad económica justa en términos sociales”.

Comentarios