Laboral

DEBATE ENTRE GOBIERNO, OPOSICIóN Y SINDICATOS

Los planes de la discordia

trabajadores plan de empleo (1)
photo_camera Los planes de empleo darán ocupación a mil doscientos trabajadores este año/ C.A.

Más de once millones y medio se destinarán este año a los planes de empleo. La cifra dará ocupación a más de mil doscientos desempleados. La Ciudad no ha entregado aún la memoria de los programa al Servicio de Empleo Público Estatal, aunque el debate político ya está abierto.

Nada más celebrarse la reunión de la Comisión Ejecutiva de la Planes de Empleo, la batalla dialéctica entre el Ejecutivo Local, los partidos de la oposición y los sindicatos se inició. Es algo que viene sucediendo cada vez que se ponen en marcha los Planes de Empleo. CCOO denunció que el procedimiento no garantiza que los beneficiarios sean los más necesitados y lamentó que la comisión ejecutiva del SEPE no haya considerado como criterio la situación económica de las familias. 

Los sindicatos CSIF y UGT se unieron al festín y anunciaron su intención de recurrir a la Fiscalía para denunciar el uso irregular de los planes de empleo y colaboración social. Por su parte, el partido MDyC ha venido planteando la creación de un plan de empleo que aúne formación y experiencia en nuevas tecnologías, insistiendo en que debe hacerse bajo una transparencia absoluta.

Caballas se quejó de que la Comisión Ejecutiva, en su última reunión, había ratificado los criterios de selección de los beneficiarios de los planes de empleo que utilizó el año anterior.

Mohamed Alí dijo que se mantiene, por tanto, como criterios fundamental "la antigüedad" aplicada sobre el filtro de sondear dos aspirantes por cada puesto. Para los localistas, esta decisión supone que al menos 11.000 de los parados inscritos ni siquiera participarán en el proceso selectivo, "y no tendrán ninguna posibilidad".

Está claro que un año más, los de Empleo son los planes de la discordia, y que tanto partidos políticos como sindicatos siguen manteniendo sus dudas y desconfían de todo el proceso. Nadie se fía de nadie ni de nada.

 

Más de once millones de euros

Este año, los Planes de Empleo, que se pusieron en marcha en Ceuta en el año 2000, cuentan con una dotación económica de 11.676.035 euros. Nueve millones proceden de los antiguos planes que la Delegación del Gobierno gestionaba, y la cifra restante hasta el total a los que hacía lo propio la Ciudad. La cantidad servirá para atender a unos 1.200 desempleados, según la información obtenida por este medio de fuentes conocedoras del asunto.

En este sentido, recordar que el año pasado se decidió que fuese la Ciudad la que gestionara todos los planes.  El proceso, al igual que ahora, no estuvo exento de críticas.

Hay que tener en cuenta, según aseguran las fuentes, que los planes de empleo van destinados a dar ocupación a los desempleados de la larga duración.

La memoria provisional, que no está entregada al Servicio de Empleo Público Estatal  todavía, recoge 17 programas distintos, centrados en áreas relativas a Educación, Socio Comunitaria, Cultura, Medioambiental y otras.

Pese a todo lo que se está hablando, en la actualidad la Ciudad está pendiente de presentar la memoria de los planes a la Comisión de Planificación y de Inversiones Provinciales.

Una vez entregada, según las fuentes, se aprueba siempre y cuando las actividades sean acordes con las resoluciones y normativas por las que se rigen los planes. Tras este trámite, la Comisión Ejecutiva se reúne para determinar las ocupaciones y los puestos de trabajo.

Superados todos los trámites, se entra en la fase de adjudicación del concurso por parte del SEPE. El proceso concursal tiene cuatro fases: instrucción, procedimiento, ejecución y adjudicación. Este tipo de subvenciones se conceden a través del tipo de concurrencia competitiva, aunque en el caso de Ceuta, como sólo existe un ayuntamiento, la adjudicación siempre le corresponde. Algo distinto a lo que sucede en cualquier provincia de la península, en la que hay que repartir el montante entre todos los proyectos que presentan los ayuntamientos que la conforman.

Una vez hechos dasos estos paso, la Dirección Provincial del SEPE  adjudica los planes de empleo.

Como es comprobable, en la actualidad el proceso de adjudicación está bastante lejano, máxime cuando la Ciudad, tal y como se indica arriba, no ha presentado la memoria.

Este apartado es de vital importancia, según las fuentes, pues es necesario conocerla sobre todo en cuanto a los perfiles de los candidatos. El SEPE tiene que elaborar un dictamen que es preceptivo, aunque no es vinculante. Ese informe se entregará en su momento a la Comisión Ejecutiva.

 

Pretensión de la Ciudad

Este año, la Ciudad pretendía que el 40 por ciento de los puestos contemplados fueran gestionados por la Consejería de Asuntos Sociales e Igualdad, algo a lo que se ha opuesto el SEPE, que entiende que de ese porcentaje, un 20 por ciento tiene que ir destinado a desempleados que llevan varios años inscritos como demandante de empleo y que nunca han sido contratados en los planes. El SEPE trata de recuperar las demandas más antiguas y, sobre todo, necesita conocer el motivo por los que están en esa situación y por qué nunca se les ha ofrecido un empleo.

Este medio ha constatado que existen demandantes desde hace varios años a los que nunca se les ha ofrecido una oportunidad para trabajar en los planes de empleo. En la actualidad pueden ser unos trescientos. Con el 20 por ciento que se ha reservado el SEPE, serían unos 240 los beneficiarios.

El otro 20 por ciento del total, que es el que la Ciudad quiere que gestione Asuntos Sociales, otros 240 puestos, sería para desempleados en exclusión social. Personas que perciben el IMIS, familias monoparentales y, si sobran plazas, familias en riesgo de exclusión sin rentas

Pero además existen dentro de la normativa unas reservas de cupo. Son las destinadas a discapacitados, drogodependientes, violencia de género, tercer grado, violencia de terrorismo y menor nivel de prestación.

El año pasado, los planes de 2015, el cupo para discapacitados fue de 7 por ciento, el de violencia de género, 3 por ciento, tercer grado, 1 por ciento, menor nivel de rentas, 10 por ciento y violencia de terrorismo, 0,5 por ciento.

Si en la presente edición se mantuviesen los cupos, al 40 por ciento que se reparten Asuntos Sociales y Sepes, habría que sumarles todo estos porcentajes, lo que daría una reserva para los apartados reseñados de un 61,5 por ciento, lo que traducido a puestos de trabajo serían 738.

El resto de puestos, el correspondiente al 38,5 por ciento, esto es, 462, serían para el cupo general.

El SEPE destina esta cifra para atender al paro local y sus responsables son de la opinión que hay que dimensionar los planes a las necesidades reales. Se tratan de políticas activas de empleo.

Es curioso como los empresarios no se pronuncian al respecto en la Comisión Ejecutiva. Según las fuentes, no están muy de acuerdo con los planes.

Quizá la disconformidad podría radicar en los programas presentados por la Ciudad. En el documento provisional se recoge uno de refuerzo en comedores de centros escolares. Este programa se justifica en la memoria que con el mismo se pretende llevar a cabo, de manera complementaria, el refuerzo y apoyos necesarios al personal estructural de los centros en las actividades de atención al comedor, actividades de limpieza y actividades de cocina, respectivamente, que se desarrollan diariamente en los centros educativos.

Otro programa está destinado al mantenimiento, conservación y limpieza de los centros educativos. Los puestos que se necesitan, según la memoria, son los de arquitectos, mantenedor de edificios, albañil, carpintero, pintor, electricista, jardinero, carpintero metálico, fontanero, alicatador, peón, peón de albañil, limpiador y vigilante. El programa tiene como objetivo complementar las actuaciones estructurales que el organismo competente tiene en servicios de mantenimiento, conservación y limpieza de las dependencias, instalaciones y recintos de los centros educativos de la ciudad con el fin de posibilitar un estado óptimo de uso de los mismos.

Este programa está dirigido preferentemente a jóvenes, al igual que el de atención integral al alumnado con necesidades educativas especiales. En el apartado educativo también aparecen los de refuerzo educativo, alfabetización, apoyo sanitario y nuevas tecnologías, el de actividades extraescolares de ocio y deporte y el de apertura de aulas e inmersión lingüística. Este último también especialmente para jóvenes.

 

Medio Ambiente y mantenimiento

En esta parcela aparecen los programas de apoyo para el mantenimiento y conservación del patrimonio medioambiental de la ciudad, destinado preferentemente a discapacitados. El de mantenimiento y conservación de edificios públicos, el de brigada de entretenimiento urbano, el de brigada de trabajos verticales, el de apoyo a tareas medioambientales, el de apoyo al patrimonio artístico cultural y el de apoyo a parques y jardines.

Todos estos trabajadores de los planes de empleo se sumarían a los que la Ciudad tiene en empresas como Obimace, Obimasa o Brigadas Verdes, por citar algunas.

La lista de programas se complementa con el de apoyo a políticas de orientación y empleo, de apoyo a políticas destinadas a la inclusión social, de apoyo al servicio de prevención de riesgos laborales, y el macro programa, por el número de categoría laborales que contempla, de apoyo a tareas complementarias en diferentes consejerías.

Todo un catálogo de especialidades se contempla en los programas que conforma la memoria que la Ciudad aún no ha entregado al SEPE.