Laboral

El Gobierno considera que la sociedad estatal es la única alternativa que les queda a los trabajadores para dejar de depender de la FPAV

La plantilla de las Brigadas Verdes no responderá a la propuesta de integrarse en Tragsa hasta no contar con más información

Trabajadores de las Brigadas Verdes (C.A./ARCHIVO)
photo_cameraTrabajadores de las Brigadas Verdes (C.A./ARCHIVO)

Los trabajadores, que se han reunido esta tarde en asamblea, solicitarán una reunión con la empresa. 

Los trabajadores de las Brigadas Verdes no decidirán si aceptan la propuesta del Gobierno de la Ciudad para aceptar su subrogación por la sociedad estatal Tragsa hasta no contar con más información. Éste es el acuerdo que esta tarde han adoptado los trabajadores reunidos en asamblea.

La plantilla del servicio, que gestiona la Federación Provincial de Asociaciones de Vecinos (FPAV)a través de un convenio suscrito con la Ciudad, ha mostrado durante las últimas semanas su deseo de buscar la estabilidad de sus empleos lejos de la gestión de la FPAV. El Gobierno municipal considera que la única alternativa viable es la de subrogar la plantilla a Tragsa, trámite para el cual las 154 personas empleadas en las Brigadas Verdes deberían renunciar a su actual convenio para pasar a regirse por el de los trabajadores de jardinería.

La plantilla considera que no dispone de elementos de juicio suficiente para adoptar una decisión que determinará su futuro laboral. “No sabemos si iremos a mejor o peor”, reconoce el representante del comité de trabajadores, Mustafa Mohamed.

Los trabajadores solicitarán en las próximas horas una reunión con responsables de Tragsa para recabar más información.

Comentarios