Laboral

La reunión entre patronal y representantes de los trabajadores acaba sin entendimiento

La falta de acuerdo acerca la huelga de limpieza tras la Semana Santa

Un trabajador de la limpieza asea una acera en Compañía de Mar (C.A./ARCHIVO)
photo_cameraUn trabajador de la limpieza asea una acera en Compañía de Mar (C.A./ARCHIVO)

“No es que no se acepten nuestras reivindicaciones mínimas sino que lo propuesto por la empresa hace que perdamos derechos adquiridos”, protestan los representantes de los trabajadores. 

La sima abierta entre la patronal y los representantes sindicales parece convertir en inevitable la huelga indefinida convocada en el sector de la limpieza viaria a partir de la medianoche del próximo domingo. Los sindicalistas y los portavoces de la asociación que integra a los empresarios se levantaban esta mañana de la mesa de negociación del convenio colectivo sin alcanzar acuerdo alguno tras una reunión en la que también ha estado presente el consejero de Medio Ambiente, Fernando Ramos.

“Nos sentimos ofendidos, es un bochorno”, ha lamentado el portavoz de los trabajadores, Francisco Mur. Los sindicalistas sostienen que, pese a que la propuesta presentada a la patronal resultaba menos exigente que la defendida hace tres meses al inicio de las conversaciones, los empresarios han desdeñado desde el principio cualquier posibilidad de acuerdo.

Según explica Mur, la patronal se ha negado a aplicar la subida salarial determinada por el IPC y a conceder un día más de asuntos propios a las plantillas. “No es que no se acepten nuestras reivindicaciones mínimas sino que lo propuesto por la empresa hace que perdamos derechos adquiridos”, ha protestado el sindicalista.

La situación en Trace, concesionaria del servicio municipal de limpieza, mayoritaria en el sector y cuyos propietarios lo son también de otras empresas del sector, determina la evolución de las conversaciones. Sumida en una dilatada controversia con el Gobierno de la Ciudad y después de que el pleno de la Asamblea aprobase el pasado septiembre instar a la recisión del contrato con la concesionaria del servicio de limpieza pública, el peso de la dirección de Trace en la negociación se antoja definitivo.

Tal y como ha defendido hoy en la reunión el consejero Fernando Ramos, la Ciudad no está dispuesta a allegar más fondos al contrato de la limpieza pública municipal. Ramos alega que, además, la incertidumbre institucional determinada por el resultado de las próximas elecciones locales del 26 de mayo impide impulsar cualquier modificación del contrato.

Lo cierto es que la paralización de las negociaciones del convenio no deja sólo en una situación comprometida a los trabajadores de las empresas concernidas: Trace, Talen, ACC y Urbaser. Además, y tal como recuerda Mur, existen otros trabajadores a los que también se aplica el convenio sectorial de limpieza como los beneficiarios de los Planes de Empleo, Tragsa u Obimace dedicados a estas actividades. “Si los sumamos a todos, podemos estar hablando de casi un millar de afectados”, afirma Mur.

Comentarios