Laboral

El SMC recurre la bolsa de empleo de Ingesa ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid

protesta médicos
photo_camera Protesta de médicos a las puertas del Hospital Universitario (C.A./ARCHIVO)

El SMC considera que las condiciones en las que se ha convocado la bolsa resultan "lesivas" para los profesionales sanitarios que ejercen su labor profesional en la ciudad.

El Sindicato Médico de Ceuta (SMC) ha interpuesto una demanda contra el Instituto de Gestión Sanitaria (Ingesa) ante el Tribunal Supremo de Madrid por las condiciones de la bolsa de empleo en la entidad, que consideran “lesivas” para los profesionales sanitarios ceutíes. “Ingesa no ha mostrado ningún interés en negociar con los afectados, aun siendo conscientes del malestar de sus trabajadores”, lamenta la organización sindical en un comunicado.

El SMC subraya sus ofrecimientos de diálogo que, según sostiene, han sido obviados por el equipo directivo de Ingesa. El sindicato ha solicitado la suspensión cautelar de la bolsa de empleo por considerar que en su creación se han vulnerado varias disposiciones legales. Así, argumenta que se ha prescindido de la negociación con los interlocutores sociales y se ha actuado contra el Estatuto Marco del personal estatutario de los servicios de salud y la Ley de Procedimiento Común de las Administraciones Públicas.

Los sindicalistas consideran que la resolución de Ingesa por la que se constituye la bolsa no va  acompañada de un calendario de fechas y plazos ni aporta un documento base sobre el que realizar la autobaremación. También critica que no se haya facilitado información alguna sobre la herramienta informática que se debe usar para presentar la documentación vía telemática.

Con todo, la principal queja del sindicato se refiere a la baremación contenida en la bolsa de empleo que, según el sindicato, tiene como consecuencia que algunos profesionales sanitarios que ejercen en Ceuta se encuentren con que su experiencia cuenta tanto solo un tercio de lo que lo hace la de otros especialistas del mismo sector. “En este aspecto, hay que tener en cuenta las grandes deficiencias de la Sanidad ceutí, que hacen necesaria la adaptación de los actuales profesionales de la ciudad para cubrir necesidades específicas por la falta de especialistas en ciertas áreas”, precisa la organización sindical.

Así, según explica el SMC, médicos de familia, capacitados para trabajar en diferentes servicios -061, Urgencias de Atención Primaria, Urgencias Hospitalarias, Atención Primaria o Pediatría- son destinados por la Gerencia de Ingesa en función de las necesidades de personal de cada área. “Por esta razón es injustificable que a la hora de valorar los servicios se puntúe solo un tercio en las áreas que no sean específicamente Atención Primaria, ya que no son los médicos los que eligen su puesto, sino que este viene determinado por la necesidades de la Administración”, argumentan los sindicalistas.

El sindicato se queja de que esta situación no se da en el resto del territorio nacional, donde los médicos de medicina familiar y comunitaria obtienen la misma puntuación en cualquiera de los servicios en los que desarrollan su labor. Esto, a juicio del SMC, supone un agravio comparativo para los médicos ceutíes y viene a penalizar a los facultativos que han resultado más polivalentes.

SMC también censura también que Ingesa solo pretenda valorar aquellas actividades reconocidas por el Sistema de Acreditación de Formación Continuada del Sistema Nacional de Salud, “cuando este organismo sanitario es el único servicio de salud de todo el país que no las ofrece”. La organización sindical exige que el Ingesa asuma su obligación de acreditar oficialmente la formación médica continuada para acabar con los que considera una situación injusta que repercute negativamente en el reconocimiento de méritos en las ofertas de empleo público, los concursos-traslados y en las bolsas de empleo temporal.

Comentarios