Laboral

A empresas con más de 50 trabajadores

Solidaridad: "El Gobierno impone a las empresas que sometan a sus trabajadores a la ideología de genero

Las empresas cuyo negocio salió beneficiado con el coronavirus
photo_camera El sindicato critica que el Gobierno imponga a las empresas españolas su “adoctrinamiento sobre ideología de género” (REDACCIÓN)
El sindicato reprocha que supondrá “un sobrecoste para las empresas en tiempos difíciles”. 

Solidaridad lamenta que, en tiempos de crisis, el Gobierno esté más preocupado por inculcar su ideología de género que por dinamizar la economía. Y es que, el sindicato denuncia el plan del Ejecutivo de Sánchez para que todas las empresas de más de 50 trabajadores cuenten con un Plan de Igualdad e impartir cursos a los trabajadores sobre esta materia.

Según explica Solidaridad, todas las empresas de más de 101 trabajadores deben tener aprobado el Plan de Igualdad. Una condición que, a partir del 7 de marzo de 2022, se extiende también a las empresas de más de 50 trabajadores. Además, se dará prioridad en los concursos públicos a las compañías que hayan impartido formación sobre igualdad a sus empleados.

También los miembros del Comité de Empresa que negocien el plan de igualdad deberán haber recibido formación previa. Se trata de unos cursos que, según ha podido conocer Solidaridad, abordan cuestiones como las diferencias entre el sexo “biológico” y el “social” o que la expresión de género puede ser “masculino, andrógino o femenino”.

El sindicato critica que el Gobierno, a través de su Ministerio de Trabajo y su Ministerio de Igualdad, imponga a las empresas españolas su “adoctrinamiento sobre ideología de género”. “Esto supone un sobrecoste para las empresas en estos tiempos tan difíciles”, advierte Solidaridad. Por ello, asegura que esta es una muestra de que “el Ministerio de Igualdad ha creado un negocio en torno a la ideología de género”.

“El feminismo tiene como objetivo penetrar en todos los aspectos de nuestras vidas, desde nuestros trabajos hasta en cómo educar a nuestros hijos”, condena el sindicato para añadir: “Es un rodillo ideológico que no permite la crítica ni la discrepancia”.

 

Comentarios