Laboral

ECONOMÍA SUMERGIDA

El trabajo de las “muchachas” del hogar, visualizado a través de ‘Rebelión’

DSC_1205 (Custom)
photo_camera Mujeres marroquíes, cruzando la frontera del Tarajal/A.S.

Un reportaje pone de manifiesto la durísima rutina diaria de las mujeres que cruzan la frontera para trabajar en domicilios particulares de Ceuta.

‘Transfronterizas, las muchachas invisibles de Ceuta’ es un trabajo realizado por Juan León García y que publica ‘Rebelión’ en internet, tras su paso previo por Periódico Diagonal.

Señala el autor que “el factor humano” de las mujeres que a diario cruzan la  frontera para desempeñar labores domésticas en domicilios particulares de Ceuta se significa en que “puede pasar desapercibida en la rutina, la vida y la economía de la ciudad”.

Una marroquí originaria de Ouarzazate explica su odisea de todos los días, levantándose a las 06.00 horas, cruzando la frontera, trabajando en una casa familiar y volviendo después a Marruecos.

“Las mujeres que vienen aquí a trabajar en el servicio doméstico permiten que otras muchas mujeres en Ceuta puedan conciliar perfectamente su vida familiar y laboral. De una forma muy barata, además”, explica. Ya son muchas las familias que tienen a estas trabajadoras dadas de alta en la Seguridad Social y pagándoles sus servicios de la manera más formal y oficial, pero en muchos casos no es así.

Citan a Ramón del Valle-Inclán, secretario general de Organización de CCOO en Ceuta, quien destaca que “cerca del 80%” de las mujeres trabaja sin contrato, esto es, sin cobertura sanitaria en caso de enfermedad por ejemplo.

Se las ve a primeras horas de la mañana, charlando sentadas muchas de ellas en el paseo del Revellín, comentando sus cosas antes de entrar a trabajar. Los salarios, según el sindicalista, pueden rondar los 300 euros al mes, una cantidad importante para el nivel de vida de Marruecos, aunque en España sería “una miseria”.

Comentarios