Medio Ambiente

EL FUEGO HA ASOLADO 25 HECTÁREAS DE TERRENO

La Delegación del Gobierno confirma que el incendio del Monte de la Tortuga tuvo su origen en unas prácticas de tiro del ejército

<p>.</p>

El incendio del Monte de la Tortuga ha sido provocado por unas prácticas de tiro del ejército, según ha confirmado la Delegación del Gobierno. El fuego, que quedaba controlado pasadas las siete de la tarde, ha devastado 25 hectáreas de terreno. La Unidad Militar de Emergencias (UME), procedente de Morón (Sevilla), se ha sumado esta tarde al operativo.

La Delegación de Gobierno ha confirmado que el origen del fuego declarado esta mañana en García Aldave, en la zona conocida como el Monte de la Tortuga, se encuentra en las prácticas de tiro que a esas horas desarrollaban unidades militares en la zona. Las autoridades reconocen que, pese al dispositivo de protección desplegado con motivo de estos ejercicios, resultó imposible contener las llamas debido a la sequedad del terreno y al fuerte viento reinante.

Pasadas las siete de la tarde, se declaraba controlado aunque no extinguido, el incendio. Aproximadamente a esa misma hora, arribaban al puerto de Ceuta 40 soldados y 8 vehículos de la Unidad Militar de Emergencia (UME) procedentes de Morón de la Frontera (Sevilla) con el propósito de sumarse a las tareas de extinción. Los servicios de la UME habían sido requeridos esta mañana cuando el fuego se mostraba más virulento.

A falta de una estimación más precisa, los responsables del dispositivo de emergencias cifran en unas 25 hectáreas la extensión de masa forestal que ha sido pasto de las llamas. El origen del fuego habrá de determinarse por los investigadores que actúan sobre el terreno.

 

Un paisaje desolador

El Mirador de Isabel II se convertía esta mañana en una atalaya incomparable para contemplar el desolador paisaje que el fuego dejaba tras de sí en el Monte de la Tortuga. En torno a las tres de la tarde, transcurridas cuatro horas desde que se declaró el fuego, la Ciudad anunciaba que el incendio había quedado estabilizado. Hasta ese momento, la inquietud por la suerte de las zonas habitadas ubicadas en el entorno del siniestro había constituido una de las prioridades de los servicios de emergencia. Ante la posibilidad de que el fuego alcanzara las áreas pobladas, las autoridades decretaban el desalojo de la barriada Postigo y de la pista del Té de la Mora. Mientras, los residentes en el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) abandonaban las dependencias del centro para concentrarse en la playa de Benítez por recomendación de la dirección. Las instalaciones de la Protectora de Animales también fueron desalojadas.

Los voluntarios de Cruz Roja tuvieron que intervenir para atender a varios vecinos del entorno de la desaladora que presentaban dificultades respiratorias.

La magnitud del fuego ha obligado a activar el plan de incendios forestales de la Ciudad y a decretar el nivel de alerta 2.

Las llamas se han mostrado particularmente amenazantes durante las primeras horas del incendio hasta que, en torno a la una de la tarde, un intenso aunque breve chaparrón ayudaba a refrescar el terreno. El agua volvía a hacer acto de presencia una hora más tarde con el consiguiente alivio para los responsables del operativo.

Los efectivos que atacaban el fuego sobre el terreno han recibido el apoyo de un helicóptero del Ministerio de Agricultura dotado de una cuba con una capacidad aproximada de unos 1.000 litros. La nave se ha retirado a media tarde para ser reemplazada por otra de similares características.

El dispositivo que trabaja desde esta mañana en la extinción del fuego está integrado por Bomberos, Guardia Civil, Policía Nacional, Comandancia General, Policía Local, Arce-Protección Civil, Cruz Roja, parque móvil municipal, la sociedad pública Obimasa, brigadas forestales y la empresa de limpieza Trace. 

Comentarios