Medio Ambiente

Aniversario del incendio de García Aldave

El resurgir de las cenizas

Un año después del segundo mayor incendio de Ceuta, volvemos al lugar de los hechos para evaluar con un experto cómo se encuentran las 73 hectáreas de terreno arrasado. 

2018072118025367300El 21 de julio de 2018 Ceuta sufrió el segundo mayor incendio de su historia. En total se calcinaron 73 hectáreas de monte en la zona comprendida entre el Mirador de Isabel II, Cabrerizas Altas y el Serrallo. Una catástrofe solo superada por un incendio en 1993 que arrasó 90 hectáreas.

Los primeros resultados de esta tragedia hablaban de 400 personas evacuadas: 200 en el Sarao y otras 200 de las viviendas de Cabrerizas. También se tuvo que sacar a los animales de la Hípica y a los de la Protectora.

Afortunadamente, sólo fueron daños forestales. Sin olvidar a los dos bomberos que sufrieron lesiones leves.

regeneración 1Hoy, Ceuta Actualidad ha vuelto al lugar de los hechos para evaluar con un experto cómo se encuentra el terreno que quedó afectado por las llamas.

Ricardo Ugarte, biólogo de Obimasa, asegura que el matorral fue el mayor perjudicado en este incendio. En general, “la regeneración está siendo buena aunque a unas especies les cuesta más que a otras”. Ugarte explica que, por ejemplo,  el alcornoque es el que tiene mejor regeneración, mientras que los pinos que se quemaron ya se han perdido. “Había especies de hasta 70 años, habría que esperar que pasara todo ese tiempo para poder recuperarlos”.

regeneración 2Hace unas semanas la historia se repetía y un incendio en la zona de Calamocarro arrasaba 40 hectáreas. En esta ocasión, la vegetación quemada es de un mayor valor ecológico. “El matorral afectado se recuperará rápido. Sin embargo, hemos perdido para siempre castaños centenarios”.

El biólogo de Obimasa propone una recuperación de los castaños que quedan vivos y mejorar el suelo para que puedan envejecer en las mejores condiciones posibles.

Un Plan de Prevención desde 2010

La Ciudad cuenta con un Plan de Prevención de Incendios desde 2010. Un plan que cada cinco años se va renovando y que se está ejecutando. “Ceuta nunca ha tenido tanta planificación a nivel de prevención de incendios que desde hace nueve años”.

El biólogo de Obimasa considera que estos tres o cuatro años de incendios seguidos es una coincidencia, aunque es de la opinión de que el clima no está ayudando. “Era un milagro que tal y como estaba el monte antes de 2010 éste no se quemara”.

Ricardo Ugarte cree que por mucho que exista este Plan “riesgo va a existir siempre, pero si se produce un incendio no es por falta de prevención”.

Cronología de ese fatídico día

El fuego se inició a las 14.00 horas del 21 de julio junto a la cuneta del Mirador de Isabel II y fue una brigada forestal de Obimasa la que detectó las llamas, dando aviso de inmediato a Bomberos, cuya primera dotación llegó al lugar a los ocho minutos. Inmediatamente la Ciudad Autónoma activó el Plan de Incendios Forestales, decretando el nivel de alerta 1, siendo elevado al 2 ante la magnitud del incendio, que se propagaba rápidamente a primera hora de la tarde debido a las fuertes rachas de viento de poniente. El Área de Coordinación de Emergencias-Protección Civil (ARCE) y el Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento (SEIS) acudieron al lugar con todos los efectivos disponibles, incluidos los que no estaban de servicio, y se estableció un centro de coordinación en el Mirador.

La labor de bomberos y efectivos de la Comandancia General fue complementada con medios aéreos, con la llegada a las 16.00 horas de un helicóptero del Ministerio de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente, procedente de Málaga y con un hidroavión a partir de las 18.25 horas, medios que han sido determinantes para el control de las llamas. 

Ante la cercanía de las llamas, algunas viviendas de la barriada de Cabrerizas Bajas y El Serrallo fueron desalojadas como medida preventiva, así como el complejo rural Miguel de Luque y el restaurante El Sarao. Ante la situación se habilitó, con la colaboración de la Cruz Roja, y en coordinación con los Servicios Sociales, un dispositivo sociosanitario en el polideportivo Antonio Campoamor, al que han sido trasladadas 34 personas y que está habilitado para pernoctar si fuera necesario. También fue desalojada, a instancias de la asociación, la Protectora de Animales.

Los bomberos anunciaban que el incendio estaba controlado a primera hora de la noche del sábado. El trabajo de la UME fue refrescar el terreno y sofocar los rescoldos que aún quedan activos.

El domingo cuando todo parecía que había terminado, el monte volvía arder. En un principio se pensaba que el incendio del sábado se había reactivado pero fuentes del SEIS aseguraban que era un foco nuevo en la zona de Cabrerizas Altas y el Serrallo. A media tarde, el incendio estaba controlado. 

Comentarios