Medio Ambiente

alertan de su impacto en un futuro

Las playas de la Bahía Norte padecen la invasión agresiva de un alga tropical peligrosa

algas (Custom)
photo_camera Acumulación de algas en las playas de la Bahía Norte este verano / ARCHIVO /C.A.

La Fundación Museo del Mar y la asociación Septem Nostra piden al Gobierno que se implique y financie la investigación de este fenómeno que podría acarrear importantes problemas para los fondos marinos en un futuro. 

Oscar Ocaña José Manuel Rivera museo del Mar (68) (Custom)La Fundación Museo del Mar y la asociación Septem Nostra-Ecologistas en Acción de Ceuta han presentado los resultados de las investigaciones realizadas sobre la “especie de alga invasora” que lleva meses afectando a las playas de la Bahía Norte.

Tras un año de seguimiento de este asunto, investigando y contactando con profesionales, el director del Museo del Mar, Óscar Ocaña ha concluido que "se trata de un alga invasora procedente de aguas tropicales, con una virulencia tremenda que ha afectado intensamente en el ecosistema ceutí: Dictyota Pinnatifida".

Una especie marina que no hay manera de controlar, "lo único que podemos hacer a partir de ahora es observarla, aprender de ella y conocer cómo actúa", ha comentado el también biólogo marino.

Ocaña ha comentado los efectos negativos que esta alga está produciendo en Ceuta y que podría dar muchos problemas en un futuro. "Dictyota Pinnatifida está simplificando el ecosistema marino, impidiendo a otras especies evolucionar. Esto es algo malo ya que significa la disminución de especies y la pérdida de diversidad", lamenta el director del Museo del Mar.

Esta especie invasora no sólo provoca daños y problemas en los fondos marinos también en el exterior que han sido claramente observados este verano. "La Ciudad ha tenido que invertir en retirar las algas, además de las molestias para los bañistas".

Aunque de momento no está muy claro, las primeras hipótesis apuntan a que este tipo de alga ha podido llegar hasta las playas de Ceuta a través del tráfico marítimo. Actualmente ha respectado a las playas de la Bahía Sur pero es una especie impredecible que "no sabemos cuándo se marchará".

El área de influencia ha llegado a Tarifa, La Línea, llegando a las playas de Estepona. En el Campo de Gibraltar ya está afectando al sector pesquero. 

Tras las investigaciones realizadas, ahora toca realizar un monitoreo más exhaustivo. Para ello, la Fundación Museo del Mar y la asociación Septem Nostra piden ayuda y financiación al Gobierno para continuar con el trabajo realizado. "Es necesario un Gobierno más responsable y ejemplar que se implique en estos temas y priorice los asuntos más importantes que afectan a la ciudad", expone Ocaña.

Mayor implicación del Gobierno

El presidente de Septem Nostra pide al Gobierno una mayor implicación para poder continuar con esta investigación que considera de especial relevancia para el futuro del litoral ceutí. 

"El Ejecutivo solo se centra en asuntos superficiales como es el Plan que han anunciado para todas las playas de Ceuta. Un Plan donde no se tiene en cuenta aspectos tales como la influencia de esta alga en la riqueza del ecosistema marino", lamenta José Manuel Pérez Rivera, quien considera una prioridad investigar y conocer los problemas de salud en los fondos marinos.

Pérez Rivera critica que el Gobierno pretenda gastarse un millón de euros en construir una pasarela de madera en los Acantilados de el Hacho, una zona protegida. "Son proyectos sin sentido", asegura. 

Comentarios