Otras noticias

antes de julio

Cospedal promete un plan laboral para militares con compromiso hasta los 45 años

La ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, durante su discurso (MINISTERIO DE DEFENSA)
photo_cameraLa ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, durante su discurso (MINISTERIO DE DEFENSA)

La ministra de Defensa ha esbozado las “líneas estratégicas de actuación” para 2018, entre las que se encuentra el impulso de un nuevo ciclo inversor, el desarrollo de la Europa de la Defensa y el mantenimiento del papel destacado de España en la OTAN. Ha alertado de las campañas de “injerencia y desinformación”.

Estrella Digital

La ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, ha aprovechado su discurso en la Pascua Militar para exponer las líneas de actuación de su Ministerio,precisamente el día en el que da comienzo oficialmente el año castrense, en un acto presidido por Felipe VI y al que ha acudido también el rey emérito, Juan Carlos I, como parte de las celebraciones por su 80 cumpleaños este 5 de enero. 

Cospedal, que ha pronunciado su discurso en el Salón del Trono del Palacio Real, no ha querido perder tan solemne oportunidad de responder al movimiento de numerosas asociaciones por las consecuencias de la Ley de Tropa y Marinería de 2006, por la que miles de militares con compromisos de larga duración hasta los 45 años se verán fuera de las Fuerzas Armadas en los próximos años.

La ministra ha anunciado que aprobará un Plan Integral de Orientación Laboral “en la primera mitad de este año 2018”. Sin embargo, no ha dado muchos detalles sobre esa iniciativa, más allá de “la consecución de nuevas vías profesionales de aquellas personas que, una vez finalizado el periodo de servicio activo, dejan las Fuerzas Armadas”, ha dicho. Un anuncio sin contenido, por el momento, aunque sí con cierto movimiento.

En una publicación de agosto de 2017 del Ssitema de Aprovechamiento de las Capacidades Profesionales del Personal Militar (SAPROMIL) del Ministerio, ya se anunciaba la puesta en marcha de un Grupo de Trabajo para la aprobación de este plan y anticipaba su contenido. Así, en ese documento se explica que el Plan Integral “contemplará, entre otras, las actuaciones de promoción interna a las escalas de oficiales y suboficiales; el pase a otras administraciones; el acceso a la Guardia Civil, a la Policía Nacional y a las policías locales; las acciones de enseñanza, tanto de grados universitarios como de formación profesional; el acceso al mercado laboral en el sector empresarial privado; el fomento del emprendimiento, etcétera”.

Muchas de esas medidas ya están en marcha, tal y como ponía de manifiesto el Ejército de Tierra hace apenas unos días con los resultados de 2017, aunque el Ministerio reconoce que las cosas no se están haciendo bien. “No existe una óptima coordinación e integración de esfuerzos de todos los implicados, ni unos objetivos claros y medibles”, reconoce el documento, que anunciaba la creación del Grupo de Trabajo a instancias del subsecretario de Defensa, Arturo Romaní.

 

La desinformación, el “reto más importante”

Pese a que este discurso suele dedicarse a las líneas estratégicas del Ministerio durante el año que se inicia, Cospedal ha puesto de relevancia lo que considera “uno de los retos más importante”. La ministra considera de “extraordinaria importancia” la amenaza de “las campañas de injerencia y desinformación o el uso delictivo del ciberespacio” para “la Defensa Nacional y para el propio ciudadano”.

De hecho, ha descrito estas “injerencias externas” como desestabilizadoras de los países, con el objetivo de “llevarlos a un clima más propicio para intereses geopolíticos y geoestratégicos que no son los propios de las naciones afectadas”. Para contrarrestarlo, ha considerado clave la “labor conjunta y coordinada de toda la comunidad de inteligencia”.

 

Nuevo ciclo inversor y seguridad colectiva

Otro aspecto fundamental que ha destacado Cospedal, pese a que ya había utilizado otros foros para anunciarlo, es el “impulso de un nuevo ciclo inversor” con una vigencia de 15 años. La idea de este nuevo ciclo es “el desarrollo de los programas de modernización, actualización y dotación de las capacidades necesarias para nuestras Fuerzas Armadas”. Asimismo, ha recordado su propuesta, que ya había impulsado su predecesor en el cargo, Pedro Morenés, de crear una ley de financiación y sostenibilidad de las Fuerzas Armadas. Eso sí, no ha mencionado explícitamente los aumentos de presupuesto prometidos a la OTAN.

También ha estado presente en su discurso la Alianza Atlántica, precisamente para recordar la importancia que le sigue dando España, quizá como forma de espantar a quienes piensan que podría entrar en conflicto con el impulso de la Cooperación Estructurada Permanente (PESCO) en el seno de la Unión Europea, firmado en diciembre. 

“Ese impulso a la Europa de la Defensa no estará reñido con nuestra participación en la Alianza Atlántica; somos plenamente conscientes de su vigencia y de que la seguridad y defensa de nuestros aliados es parte primordial de nuestra protección”, ha recordado Cospedal, que ha insistido en que España “continuará ejerciendo un papel destacado en el marco de la Alianza”, ha explicado ante las máximas autoridades civiles y militares del país.

Comentarios