Otras noticias

La emoción se desborda en OT horas antes de conocer a los primeros finalistas

amaia
photo_camera amaia

Después de meses de nervios, emociones contenidas, tensión, mucho trabajo y esfuerzo ha llegado la gran final (será el 5 de febrero). Operación Triunfo se va con los deberes bien hechos, todo un éxito de audiencia y numerosos diamantes en bruto que brillan con fuerza en escena. Este mismo fin de semana los ya expulsados lo demostraron en los premios Forqué, en Zaragoza, cantando Camina, el himno de esta edición, actuación que los aun aspirantes vieron dentro de la escuela.

 Pese a que viven ajenos a la repercusión real que ha tenido el programa, tienen por delante la final y la elección del representante para Eurovisión, que será el próximo 29 de enero. Se enfrentan además a un cambio en la mecánica del concurso: por segunda vez consecutiva no habrá favorito y los seis concursantes que queden (tras la expulsión de Roi o Ana Guerra) se someterán a la valoración del jurado.

Comentarios