Otras noticias

ÁNGELES DE LA MUERTE

Enfermeros asesinos

enfermeros

La historia del enfermero alemán, acusado de terminar con la vida de 84 pacientes en diferentes hospitales de Alemania, ha conmovido a la sociedad del país germano y ha recordado otros casos que se han dado en todo el mundo.

Niels Högel, de 40 años de edad, es, probablemente, el mayor asesino en serie de la historia de Alemania, donde está acusado de haber asesinado a entre 84 y 180 pacientes, mientras trabajó en diferentes centros hospitalarios del país.

Al parecer y según él mismo reconoció en audiencias pasadas, inyectaba sobredosis de diferentes medicamentos a enfermos en estado crítico, para provocar un empeoramiento de su salud y después, intentar salvarles para demostrar su valía profesional.

Las investigaciones, que conllevaron su detención, han confirmado que Högel asesinó a 84 personas, y que podría haber sido el autor de más de 180 muertes. El obstáculo que se encuentran las autoridades para finalizar las investigaciones es que los restos de muchas de sus posibles víctimas serán imposibles de analizar, ya que han sido incinerados.

La historia de este enfermero, quien pidió perdón a las familias y alegó que había cometido los asesinatos "por aburrimiento”, recuerda al de otros profesionales de la sanidad que han provocado daños en sus pacientes, tanto en España como en el resto del mundo.

 

‘Ángeles de la muerte’

Según términos utilizados en criminología, las personas que aprovechan su profesión sanitaria para asesinar, son denominados ‘ángeles de la muerte’. Son un tipo de asesino en serie muy concreto que se dedica a matar a pacientes, sirviéndose de los fallos en la seguridad  de los centros hospitalarios en los que trabajan y utilizando el abundante material sanitario que tienen a su alcance.

Lamentablemente, a lo largo de la historia, han sido demasiados los casos en los que diferentes  ‘ángeles de la muerte’ han perpetrado crímenes en los hospitales en los que trabajaban.

Uno de los más sonados es el de Harold Shipman, conocido  como  "Doctor Muerte", un médico inglés que, entre 1975 y 1998, asesinó, al menos, a 215 pacientes; aunque se sospecha que podría haber matado a 250 personas.

«Cuando estoy con un paciente, yo soy Dios», afirmó Shipman.

Otro de los casos más sádicos perpetrados por un ‘ángel de la muerte’ es el de Richard Angelo, quien, como el enfermero alemán Högel, inyectaba drogas a sus pacientes para después intentar salvarlos y ser considerado un héroe. Este enfermero estadounidense confesó haber matado a 25 de sus pacientes.

richardo

En Uruguay, tres enfermeros fueron juzgados por el homicidio de 16 pacientes del Hospital Maciel y la Asociación Española, aunque se sigue investigando su implicación en la muerte de otras 50 muertes. En este caso, los implicados confesaron haber cometido los crímenes por  "piedad". Algo que resultó ser falso, pues muchos de los fallecidos no eran pacientes terminales.

Otra sanguinaria enfermera fue Genene Jones, condenada en Texas, a  90 años de cárcel por asesinar a una niña de 15 meses, e intentar terminar con la vida de otro bebé de cuatro semanas, tras inyectarles diferentes medicamentos. Además de los dos asesinatos demostrados, la justicia estadounidense investiga si Jones podría haber matado a otros 60 bebés entre finales de los setenta y principios de los ochenta. 

 

Casos nacionales

La extensa lista internacional de ‘ángeles de la muerte’ cuenta también con diversos casos en nuestro país. Uno de los más conocidos es el de ‘el celador de Olot’, que en 2013 fue condenado por la Audiencia de Girona a 127 años y seis meses de prisión por el asesinato de once ancianos de la residencia en la que trabajaba entre 2009 y 2010. 

“Le di de beber lejía con un vaso de plástico blanco. Tuve que dárselo yo porque ella no podía. Le dije ‘verás que ahora te encontrarás bien’. Yo pensaba que la estaba ayudando, que le facilitaba la vida porque había perdido la cabeza”, afirmó en una ocasión.

El caso más reciente, tuvo lugar el pasado mes de agosto, cuando una auxiliar de enfermería del Hospital Príncipe de Asturias de Alcalá de Henares, Madrid, fue detenida tras ser acusada de haber matado a una paciente de 86 años al inyectarle aire en las venas. Actualmente, se encuentra en prisión provisional comunicada y sin fianza.

En España, la ley 55/2003 de 16 de diciembre, del Estatuto Marco del personal estatutario de los servicios de salud es la norma que regula esta materia, que según alguno expertos, debería ser revisada, pues no hace referencia a la necesidad de supervisar el estado psicológico de los trabajadores sanitarios.

Comentarios