Otras noticias

Una semana para el “combate de los jefes”

Inigo Errejón y Pablo Iglesias
photo_cameraInigo Errejón y Pablo Iglesias

A partir de mañana empiezan las votaciones que concluirán la semana próxima en la arena de Vistalegre. Cualquier debate político se ha desvanecido hace días. Iglesias lo ha definido: “se miden dos liderazgos”

Estrella Digital

¿Era ser referencia de la clase obrera o de la clase media?¿Es dar miedo o seducir a mayorías? ¿La ira o el glamur?¿Las alianzas de izquierda o el gobierno? ¿La clase o la transversalidad? Meses de especulación han concluido; lo ha dicho Pablo Iglesias: ”dos equipos y dos liderazgos”.

Una frase que resuelve de un plumazo cualquier duda. Ni Iglesias es un candidato para la Unidad ni el debate político importa mucho. Iglesias se presenta no solo a la Secretaría General sino que competirá con Errejón encabezando la lista al Consejo de la formación política.

El choque de trenes que acabó con Bescansa y con Nacho Álvarez se produce a partir de mañana sábado. Todos los inscritos y todas las inscritas en Podemos hasta el 4 de enero a las 23.59 horas empezarán a emitir su opinión sobre documentos y candidaturas.

Pablo Iglesias ha buscado el plebiscito. Busca una polarización que arrincone a  Errejón. El Portavoz parlamentario no ha logrado zafarse del conflicto personal, dejando a Iglesias como único candidato a Secretario General. Finalmente, Iglesias ha provocado, para sorpresa de Errejón y su equipo, el plebiscito presentándose, innecesariamente, como cabeza de lista al Consejo del Partido.

Después de no haber sido capaces de llegar a un acuerdo, Iglesias y Errejón no tendrán más remedio que medir sus fuerzas. A partir de este sábado se dirime el modelo político.

Iglesias ha insistido en el plebiscito personal señalando que si gana el proyecto de Errejón será el secretario político quien deba asumir el liderazgo y espera que desde esa posición cuente con él, "aunque más en un segundo plano". Blanco y en botella, esto será lo que se le exigirá a Errejón, si ocurre al contrario.

Las bases participan en seis votaciones. Cuatro votaciones se refieren a los documentos políticos; segundo, la lista del consejo ciudadano, y por último, la candidatura a secretario general. La ubicación en el último lugar de la elección a Secretaría General pretende evitar que la afiliación no se movilice en el Consejo que es donde dirime la verdadera batalla.

Desde que mañana arranquen las votaciones entre los 455.000 inscritos hasta que se cierren el día 11, coincidiendo con la apertura de Vistalegre II ambos equipos van a confrontar diariamente, por todo tipo de razones. Resueltas las votaciones que se inician este fin de semana, será la arena de Vistalagre la que verá la resolución final del conflicto.

Cuatro listas se presentan al denominado Consejo Ciudadano Estatal. Junto a catorce personas que no se amparan en ninguna candidatura, compiten cuatro listas, las tres más relevantes son: Podemos para todas -la que lidera Iglesias-, Recuperar la ilusión -Errejón- y Podemos en Movimiento -Anticapitalistas-.

En Vistalegre se producirá la investidura de la Secretaría General y el Consejo Ciudadano. Pablo Iglesias competirá con un candidato poco conocido que ya ha declarado no pretende ser Secretario sino defender sus opiniones. En términos organizativos, suscribe las propuestas de Errejón. El parlamentario andaluz Juan Moreno Yagüe será el único miembro de Podemos que se enfrenta oficialmente a Iglesias.

 

La contraprogramación y el cierre de filas

Iglesias contraprogramó a Errejón convocando en Madrid la presentación oficial de su equipo a la misma hora y en la misma fecha –mañana sábado a las 12.00 horas- que Errejón había convocado el suyo. Finalmente, y tras anunciarlo, Iglesias ha adelantado la hora 90 minutos.

El personalismo que ha adoptado el debate hace muy difícil la presencia de personalidades políticas ajenas a las dos cabezas de filas. La polarización supone exclusión. La brusca e inesperada salida de Carolina Bescansa de la dirección de Podemos y su negativa a repetir en la futura Ejecutiva, será un arma utilizada contra Errejón - Bescansa ha anunciado que votará a Iglesias- pero hace desaparecer el núcleo fundador de Podemos.

Solo Juan Carlos Monedero aparece como guardián del proyecto original con cierta relevancia en los debates partidiarios. La caída exigida de Tania Sánchez, la derrota de Rita maestre en Madrid, la dureza orgánica de Espinar o de Echenique han señalado un difícil futuro para los derrotados.

Una larga semana para el combate de los jefes.

Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad