Otras noticias

en el mundo

“Todo lo que enseñamos marca la diferencia entre vivir y morir”

Un guardia civil, durante una de las clases/ E.D.
photo_cameraUn guardia civil, durante una de las clases/ E.D.

Los 23 agentes del Grupo de Acción Rápida (GAR), la élite antiterrorista de la Guardia Civil, entrenan sin descanso a los futuros policías en la base española de Besmayah. 

Estrella Digital/Paula Pérez Cava

“Cuando acabe el entrenamiento irán directos a Mosul, al llamado Old Mosul, donde aún quedan efectivos del Daesh. En ese contexto, todo lo que podamos enseñarles ahora marca la diferencia entre la vida y la muerte. Suena serio pero es real”. El capitán del Grupo de Reacción Rápida de la Guardia Civil (GAR), Alberto González Espinosa, resume en pocas palabras el impacto de la formación que llevan a cabo estos días los agentes españoles en la española Base Gran Capitán, ubicada en Besmayah. Han realizado ya varios cursos. Estos días, preparan a la Policía Federal iraquí.

Los 23 agentes de la Guardia Civil instruyen a 600 reclutas de esa fuerza policial iraquí -dos batallones- que apenas han recibido formación. “Es gente que se ha puesto el uniforme hace muy poco tiempo, les han dado un baño rápido con formación muy básica y están ahora en nuestras manos. Tenemos una gran responsabilidad con ellos”, cuenta el capitán del GAR, jefe del contingente de la Guardia Civil desplegado en la misma base donde otros 500 militares españoles, con quienes se han integrado a la perfección desde su llegada el 1 de marzo.

La misión española en la lucha contra el Daesh dentro de la Coalición Internacional contra el Daesh se amplió a comienzos de este año con el envío de fuerza policial (y militar, por el carácter también castrense de la Guardia Civil) que se han incorporado a los 500 militares ya presentes en el país de Oriente Medio -precisamente, el sexto contingente español, formado por la Brigada de Infantería Acorazada Guadarrama XII, tomó el relevo la pasada semana-. Otros países, como Italia con los Carabinieri, también con un estatus policial-militar similar, participan desde el comienzo en ese sentido.

 

Formación en ‘combate en población’

“El día a día empieza muy pronto en Besmayah”, relata el capitán por videoconferencia desde la Oficina de Comunicación de la base a Estrella Digital. “A las 6 de la mañana ya estamos con la instrucción a los iraquíes y tenemos que cortar a las 11, ya que el sol incide aquí de manera importante y es imposible seguir con el adiestramiento”, explica. De hecho, ya han tenido varios episodios en los que los iraquíes han sufrido algún desmayo. “Según se acerque el verano, se irá adelantando más la hora”, prevé el oficial, que ya ha formado parte de otras misiones en el exterior.

PAO_3658

El brigada del GAR Francisco Rodríguez, durante la instrucción/ E.D.

La mayor parte de las clases son prácticas y se imparten en inglés, con un traductor que intermedia con el grupo. “Tenemos un intérprete que hace la traducción directa de español a árabe, lo que facilita el trabajo”, explica el brigada. En estos momentos, cuentan con más alumnos de los que les corresponderían. “Lo normal es que un equipo de nuestra entidad lleve un batallón, es decir, 300 personas”, indica el capitán. La actitud disciplinada de los iraquíes, ayuda, según cuentan los instructores españoles. “La verdad es que le ponen ilusión, porque son gente joven y yo creo que poco a poco van asimilando lo que les depara el futuro”, explica el brigada del GAR, Francisco Rodríguez Martínez, uno de los especializados instructores sobre el terreno.

En la situación en la que está Mosul, donde serán desplegados, “es necesario seguir haciendo aproximaciones, limpiezas de calles… por eso, gran parte de la formación que se está dando es esa: combate en población”, indica el capitán. Además, lo compaginan con ejercicios de tiro y lo que denominan “room clearing”, “para sacar a gente que puede quedar encerrada en los edificios -o porque se esconde de las amenazas del Daesh o como rehenes- o bien para localizar y neutralizar a posibles francotiradores que se encuentran en la zona”, indica el brigada Rodríguez, que cuenta con una amplia experiencia en otras misiones en el exterior y lucha antiterrorista.

Las primeras reacciones después de un atentado, establecer ‘check-points’ o técnicas de obtención de información son también parte de la formación. “Muchos de los procedimientos que utilizamos en el GAR, que han sido clave en la lucha y derrota de ETA son extrapolables y utilizables también aquí en Irak. El enemigo es diferente, pero hay infinidad de puntos que comparten”, explica el capitán.

 

También, instrucción “realista” con ‘drones’

Los agentes de la Guardia Civil se emplean en dar una “formación realista” y con las circunstancias similares que pueden encontrarse los policías en las zonas en las que van a actuar. “Por ejemplo, sabemos que en la ciudad se utilizan ‘drones’ para lanzar granadas de 40 milímetros, así que usamos el nuestro para hacer simulaciones de este tipo de ataques”, explica el capitán, que dirige la instrucción sobre el terreno. Otros dos oficiales del instituto armado se encuentran en el Cuartel General de la misión, en Bagdad, lo que completa el contingente de 25 agentes desplegados en el país de oriente medio.

Los cursos que imparten depende de lo que se establece en el mando de la Operación Inherent Resolve -comúnmente conocido como ‘HQ’, los ‘headquarters’, situados en Bagdad-. “Desde allí se decide qué unidad va, a qué centro (BPC) y qué tipo de adiestramiento. Las prioridades van cambiando en función del desarrollo de la misión”, explica el capitán, que preparó el despliegue desde España durante los meses previos a la llegada a Irak. También han llevado a cabo cursos de liderazgo para cuadros de mando de nivel medio, uno avanzado de policía y programas de preparación para la Policía de Fronteras iraquí.

PAO_5717

Tras la formación, se entregan diplomas a los policías iraquíes/ E.D.

Por el momento, no revelan los entrenamientos que llevarán a cabo próximamente, pero se muestran satisfechos con el trabajo realizado hasta el momento. “Tenemos la certeza de que todo lo que hacemos es de utilidad, ya que vemos cómo evolucionan y eso es muy gratificante para nosotros. Nos ayuda a mantener la motivación”, cuenta el capitán González.

“Es gente con la que empiezas de cero, sin conocimiento de técnicas policiales o militares reales. Les estás enseñando a andar y, en prácticamente un mes, les ponemos a correr”, explica el brigada Rodríguez, en contacto directo con los iraquíes. El experimentado guardia civil del GAR, que reconoce su ilusión por desplegar por primera vez en una misión puramente militar, explica son sorpresa cómo les reciben los iraquíes. “La primera impresión es de sorpresa. La cultura es diferente y el primer día de cada grupo siempre nos pasa igual: nos ven bajar de los autobuses, -nosotros bastante bien equipados en relación con ellos- y, rápidamente, sacan las cámaras de fotos y nos empiezan a hacer preguntas”, algo que le ha ocurrido de forma similar en otros países donde ha acudido a dar instrucción, como Mauritania.

Sin embargo, reconoce, no se puede obviar el “factor humano” en una circunstancia como la que existe en Irak. “Desde el punto de vista humano, tratar con gente que dentro de un mes quizá no están vivos… afecta. Ves que muchas veces no son conscientes de lo que les puede pasar”, apunta.

 

Grupo de élite de la Guardia Civil

España ha desplegado en Irak a agentes policiales que parte del grupo especializado en terrorismo de la Guardia Civil, que tiene su sede en Logroño. Están “especialmente capacitados para la detención de elementos terroristas y la ejecución de operaciones que entreñen gran riesgo”, según explica la Guardia Civil y cuentan con una dilatada experiencia en el combate antiterrorista en el País Vasco y Navarra, en la lucha contra ETA.

Su especialización antiterrorista les llevará a desplegarse también en el Sahel próximamente, para crear unidades similares en países como Mauritania, Mali, Senegal, Niger, Burkina Faso y Chad. Aunque Irak y el Sahel, no son los únicos despliegues en el exterior. El GAR ha participado en operaciones en Bosnia i Herzegovina, Kosovo, Afganistán, Haití, Líbano…

Comentarios