PLENO JULIO

¿Cuánto cuesta alquilar el teatro del Revellín? El Pleno aprueba una ordenanza de precios culturales

descarga (2)
photo_camera Diputados populares durante la sesión plenaria (CEDIDA)

El Gobierno deja sobre la mesa la disposición que reducía el IPSI del Taxi del 2 al 0,5% y establecía esa misma tasa para la escuela de pilotos de helicóptero. Además se ha aprobado el inicio del expediente que deja sin efecto de forma definitiva los premios de jubilación. 

El Pleno de la Asamblea ha aprobado la disposición planteada por el Gobierno para dotar a los servicios que presta la Consejería de Cultura de una tabla de precios por sus servicios, algo que se venía haciendo de forma discrecional hasta la fecha. La ordenanza aprobada este jueves lo hace en modo inicial. Ahora se ha de publicar en el Boletín Oficial de la Ciudad para habilitar un periodo de alegaciones tanto de los grupos políticos como de particulares para volver al Pleno para su aprobación definitiva.

El texto de la ordenanza que se puede consultar aquí establece tablas de precios para los servicios. Por ejemplo, alquilar el teatro auditorio del Revellín tendrá un precio de 200 euros diarios o 100 euros si es para media jornada.

Establece incluso el precio de las entradas tanto en el Revellín como en las Murallas para las actividades culturales en función del caché de los artistas y de la ubicación de las butacas. Así, por ejemplo, las entradas estarán en precios entre 1 y 35 euros. 1 euros es lo que costará un ticket en las 57 butacas de visibilidad reducida del auditorio para actuaciones de artistas cuyo caché sea menor de 1.000 euros y hasta 35 euros se llegará a cobrar en las 243 localidades del patio anterior en el caso de que el caché supere los 100.000 euros.

En las Murallas Reales, por ejemplo la estructura de precios en base al caché es similar, pero los artistas cuya contratación no supere los 1.000 euros tendrán entrada gratuita.

Las actuaciones en las Fiestas Patronales oscilarán entre 8 y 15 euros las entradas. 10 euros para el Carnaval y entre 3 y 5 euros para los Coros Navideños. Las entradas para las actividades de Patrimonio Cultural, museos y visitas tendrán un coste de 2 euros.

Además se establecen bonificaciones para los abonos del 15 por ciento y otro tanto para los colectivos que habitualmente disfrutan de descuentos como son las familias numerosas, los menores entre 2 y 13 años, los mayores de 60, el carnet joven y movilidad reducida.

Las asociaciones que son colaboradoras de Cultura tendrán una bonificación sobre el precio estipulado del 30 por ciento en los servicios.

La ordenanza ha salido adelante con el voto a favor de PP, PSOE y no adscritos y ha recibido la abstención de los localistas de MDyC y Ceuta Ya! y de VOX. En el caso de los primeros porque han prometido presentar alegaciones.

Por ejemplo, la portavoz de MDyC, Fatima Hamed, ha pedido explicaciones al Gobierno de la razón porque en sus más de 20 años de gestión al frente del Ejecutivo no habían planteado esta regulación.

Por su lado el portavoz de Ceuta Ya!, Mohamed Mustafa, ha anunciado ya la línea que seguirán sus alegaciones. Por ejemplo, ha planteado la necesidad de afinar más lo que incluyen los servicios. Por ejemplo, en el caso del alquiler del Teatro del Revellín ha pedido que se recoja exactamente qué servicios incluye, si ese alquiler conlleva prestar el servicio de azafatas, venta de entradas, vigilancia, etc o sólo es la cesión del espacio.

Y también ha cuestionado los precios. “No estaría bien cobrar 200 euros al día si es para usar el teatro para actividades culturales organizadas por determinadas entidades, pero imagenemos que una entidad bancaria quiere alquilar el auditorio 3 días y le vamos a cobrar 200 euros al día. Me parece muy poco. Yo creo que esto merece afinarse bien”, ha explicado.

Del mismo modo, Mustafa ha dejado entrever que pedirán que el descuento para colectivos incluya -lo sería por primera vez- a los desempleados. Y ha apuntado que por ejemplo el Museo Thyssen en Madrid es gratuito para los parados, como la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia. En la línea de no sólo incluirlos sino aumentar incluso hasta la gratuidad su bonificación desde el 15 por ciento establecido para familias numerosas y demás grupos.

Chandiramani ha rehuido la polémica y ha emplazado a los grupos a hablar en la fase de alegaciones, dado que en realidad es Cultura quien lleva la voz cantante en la ordenanza.

Sobre la mesa

De otro lado, el Ejecutivo ha decidido retirar del debate otra de las tres disposiciones que llevaba al Pleno de este jueves. En concreto, la que pretendía modificar la ordenanza del IPSI para rebajar del 2 al 0,5 por ciento el IPSI del transporte de viajeros por carretera, esto es el Taxi y el bus, además de establecer ese mismo tipo del 0,5 por ciento para los servicios y la importancia que pretenden desarrollarse con la creación de una escuela de pilotos de helicópteros en la ciudad.

En el texto de la propuesta se estima que la Ciudad dejaría de recaudar 83.000 euros con la reducción del IPSI del taxi y por otro pasaría a recaudar 77.500 euros anuales con las importaciones de material necesario para la escuela de pilotos y 100.000 euros por sus servicios. Cuestiones inexistentes ahora mismo en la recaudación.

La razón para dejarlo sobre la mesa esgrimida por la consejera de Hacienda, Economía y Recursos Humanos, Kissy Chandiramani, ha sido esperar a conocer el detalle de lo que contempla en materia de fiscalidad el Plan Estratégico que ya tiene ultimado Tragsa y que previsiblemente se dará a conocer en otoño.

Fin a los premios de jubilación

De otro lado, el Pleno también ha aprobado el expediente inicial para poner fin de forma definitiva a los premios de jubilación. Algo que ya venía obligado por las diferentes sentencias y la recomendación del Tribunal de Cuentas y las advertencias de la Intervención.

Todo saltó a partir de 2018, año en el que la Administración Local premió a 15 trabajadores que se jubilaron con un montante 437.000 euros. Ese dinero fue considerado como una retribución al uso y la Justicia, dictaminó que vulneraba la legislación de Régimen Local.

La propia Chandiramani llegó a emitir un decreto que iniciaba un expediente en el mismo sentido para poner fin a estos premios, pero tras recibir una alegación por uno de los afectados, la Secretaría de la Ciudad dictaminó que al igual que en 2005 fue el Pleno quien estableció la medida correspondía al Pleno ponerle fin y no a la Consejería. De ahí que finalmente se haya llevado a Pleno este jueves esta disposición que además anula el decreto de la consejera de Hacienda de este mismo año.

La portavoz de MDyC, Fatima Hamed, ha sido especialmente dura con Chandiramani afeándole cómo se han hecho las cosas, con un decreto que resultó no ser legal, y advirtiéndole de que toda la gestión de estos premios podría acabar derivando en la exigencia de responsabilidades contables a título particular.

Comentarios