Política

Ante las elecciones de resultado más incierto de su carrera, Vivas revoluciona la candidatura del PP a las municipales

Candidato al agua

Vivas ofrece una rueda de prensa mientras sus consejeros le observan (C.A./ARCHIVO)
photo_cameraVivas ofrece una rueda de prensa mientras sus consejeros le observan (C.A./ARCHIVO)

Amante de los símiles marineros, el presidente del PP, Juan Vivas, no ha dejado de asegurar en situaciones adversas que nunca abandonará el barco. Sin embargo, buena parte de su tripulación ha caído ahora por la borda en la singladura hacia el 26M, día de las elecciones municipales. 

 “Cuando vienen turbulencias lo peor que puede hacer el capitán es abandonar el barco, y yo no lo voy a abandonar”. Corría febrero de 2017. Acababa de estallar el escándalo de la venta ilegal de viviendas de protección oficial, el conocido como “Caso Emvicesa”. La Policía Nacional había detenido a dos consejeras del Gobierno municipal. El presidente de la Ciudad y del PP local, Juan Vivas, advertía a los periodistas, con un símil marinero, que no tenía intención alguna de dimitir.

Más de dos años después, Vivas continúa en el puente de mando. La única diferencia es que ahora, alrededor del barco, chapotea con la certeza de que se encamina hacia simas abisales la mayoría de la tripulación que le acompañaba en aquel difícil momento.

El PP daba a conocer esta misma semana la lista con la que el partido concurrirá a las próximas elecciones municipales del próximo 26 de mayo. Sólo tres de los nombres que figuran en la candidatura presentada a las locales de 2015, incluido el del propio Vivas, han logrado permanecer en cubierta. El resto sólo puede confiar en que, una vez que el buque de los populares arribe a puerto el 26-M, y solo si lo hace con éxito, alguien arroje a las frías aguas un salvavidas en forma de cargo de confianza.

 

Los veteranos

La lista de Vivas sorprendía por la exclusión de los nombres que habían constituido durante los últimos tiempos la “aristocracia” de la corte del presidente. Descartadas ya hace dos años Susana Román y Rabea Mohamed, detenidas e imputadas por el “Caso Emvicesa”, Vivas ha renunciado a integrar en la candidatura a  dos de sus actuales consejeros en el Gobierno municipal y a la vicepresidenta primera de la Asamblea: Emilio Carreira, Adela Nieto y Rocío Salcedo.

La ausencia más significativa, por su utilidad práctica para el partido, quizá la constituya Carreira, actual consejero de Turismo y Deporte. Dotado de una recia retórica, como portavoz del Grupo Parlamentario Popular sus argumentos se han dejado oír en el salón de plenos durante estos dos últimos años. Inmisericorde con el adversario, Carreira ha desplegado todas sus habilidades oratorias para defender de los ataques de la oposición a Vivas, de quien no se ha cansado de glosar sus capacidades y sus dotes para la gestión de la cosa pública.

Junto a él también han caído por la borda la veterana colaboradora del presidente y consejera de Sanidad, Adela Nieto, y Rocío Salcedo, vicepresidenta primera de la Asamblea y, en un caso sobresaliente de longevidad juvenil, presidenta durante doce años de Nuevas Generaciones.

Aferrada al timón se mantiene la consejera de Presidencia, Mabel Deu, quien en la candidatura del PP al 26M ocupará el número 2, el mismo puesto que le fue asignado por Vivas hace cuatro años.

 

Los fichajes

Las debilidades de Vivas por la renovación le llevaron en 2015 a recurrir a tres caras nuevas. El empresario Fernando Ramos, el profesional sanitario Jacob Hachuel y el joven abogado Néstor García ocuparon, respectivamente, los puestos 7, 8 y 11 en la lista. Todos ellos fueron integrados en el Gobierno municipal. Ninguno repetirá.

 

Los tres galenos

Vivas ha tenido siempre muy en cuenta el ascendiente que sobre el electorado ejercen algunas profesiones a las que la comunidad concede un prestigio moral superior al que se reconoce a otras actividades. Los médicos se convirtieron en 2015 en una debilidad para el presidente, quizá por aquello de demostrar su preocupación por la salud del cuerpo social.

Aquel año, Francisco Javier Guerrero, Abdelhakim Abdeselam Al Lal y José Manuel Ávila ocupaban sus flamantes escaños en la Asamblea. Cuatro años después, el balance de su labor parlamentaria se reduce al número de veces que han levantado la mano para votar.

Entre ellos figura, sin embargo, el nombre de uno de los dos rescatados por Vivas para las municipales. Guerrero es el número 5 de la lista, idéntico puesto al que ocupó en la candidatura de 2015.

 

Los sustitutos

La crisis del “Caso Emvicesa” obligó a cubrir los escaños dejados por Susana Román y Rabea Mohamed, tarea que asumieron los candidatos situados en los puestos 14 y 15 de la lista: Francisco Albiñana y Fátima Mohamed dos Santos. Ésta última acabaría convirtiéndose en senadora por Ceuta, responsabilidad que lucha por revalidar ahora en las generales del día 28. Albiñana, otro de los diputados “silenciosos” del PP, también ha desaparecido de la cubierta.

 

Los nuevos consejeros

El escándalo de la adjudicación irregular de viviendas de protección oficial dejó, además del evidente en los escaños de la Asamblea, un hueco en el Gobierno de Vivas. El presidente nombró como nuevos consejeros a dos militantes que no habían  concurrido a las elecciones: Kissy Chandiramani y Javier Celaya.

El caso de Chandiramani resulta especialmente vistoso.

A comienzos de año, el diputado al Congreso, Juan Bravo, renunciaba a su escaño para asumir la dirección de la Consejería de Hacienda, Industria y Energía de la Junta de Andalucía. Chandiramani le reemplazaba en la Cámara Baja dejando vacante, a su vez, la Consejería de Economía y Hacienda en el Gobierno local. Comoquiera que a los pocos días de su nombramiento, el presidente Pedro Sánchez anunció la disolución de las cámaras como paso previo a la convocatoria de elecciones, Chandiramani quedó pronto compuesta y sin cargo. Pocos días después, el Gobierno publicaba en el Boletín Oficial de la Ciudad su nombramiento como gestora de servicios, un puesto de libre designación. La exconsejera, exdiputada y actual gestora todavía recibirá durante más tiempo en el rostro la tibia brisa marina que sopla sobre la cubierta del barco del PP: va de número 4 en la lista. Celaya, al agua.

La sucesión de dimisiones y nombramientos dejó hace poco más de dos meses en la Consejería de Economía y Hacienda a Alberto Gaitán, exdirector general de la Empresa de Alumbrado Eléctrico de Ceuta. Gaitán será el número 7 de la candidatura de Vivas.

 

Si Vivas consigue reeditar su nombramiento como presidente de la Ciudad, probablemente, ya en puerto seguro, embarcará a nuevos tripulantes. O quién sabe si rescatará de entre el oleaje a alguno de los que fueron precipitados por la borda. El presidente ha insistido, incluso recientemente, en que no renunciará a incluir en un futuro Gobierno a consejeros no electos, algo que ya ha hecho esta legislatura con los nombramientos de Chandiramani, Celaya o Gaitán.  

Ésta sería la única oportunidad que podría alumbrar el futuro de la secretaria general del PP, Yolanda Bel, quien en apenas un mes se ha visto excluida de las candidaturas de su partido a las elecciones generales y municipales. 

Comentarios