Política

Acusa a Madrid de ceder al país vecino la gestión de una frontera "desmantelada"

El Gobierno local sitúa a Ceuta en el centro de una “emergencia nacional” y pone en su punto de mira a Marruecos

El consejero Carlos Rontomé durante su comparecencia ante los periodistas (C.A.)
photo_cameraEl consejero Carlos Rontomé durante su comparecencia ante los periodistas (C.A.)

El portavoz accidental del Gobierno local, Carlos Rontomé, alerta de una situación próxima a un "punto de no retorno" y acusa a Rabat de asfixiar económicamente a Ceuta y de propiciar la entrada irregular de sus nacionales en la ciudad. 

El Gobierno municipal del PP ha dado un paso más en la ofensiva a la que el presidente de la Ciudad, Juan Vivas, daba carta de naturaleza el pasado miércoles en el pleno de la Asamblea, durante el cual alertó del comportamiento “hostil” del país vecino hacia Ceuta.

En esta ocasión ha sido el portavoz accidental del Gobierno ceutí y consejero, Carlos Rontomé, quien ha acusado sin tapujos a las autoridades del país vecino de procurar la “asfixia” económica de la ciudad y propiciar la entrada irregular en Ceuta de ciudadanos marroquíes.

En la tradicional rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno, Rontomé, ha asegurado que, a partir de ahora, la Ciudad adoptará una postura de “contundencia y fuerza” ante lo que considera un cambio en la actitud de Marruecos hacia Ceuta y una falta de respuesta de Madrid en defensa de los intereses locales.

El análisis al que los miembros del Consejo de Gobierno han sometido la situación de la frontera ha llevado a los populares a una conclusión que, en palabras de Rontomé, coloca a la ciudad en el centro de una “emergencia nacional”. El consejero ha abundado en el argumento que hace apenas dos días utilizaba el presidente Vivas para desautorizar la política migratoria del Gobierno de Pedro Sánchez. Rontomé ha sentenciado que España ha cedido en la práctica a Marruecos la gestión de la frontera lo que habría venido a traducirse, según la reflexión de los populares, en su “desmantelamiento”. A juicio del Gobierno local, esta situación ha generado un incremento del número de menores y adultos marroquíes que acceden a Ceuta sin documentación. “Marruecos está propiciando de alguna forma la entrada de marroquíes en la ciudad, no digo que la incentive, pero sí que le viene estupendamente”, ha concluido.

El consejero ha alertado de que el bloqueo fronterizo derivado de la decisión del país vecino de suspender el tráfico de mercancías desde Ceuta y de otras medidas adoptadas desde Rabat han conducido ya a la ciudad a lo que ha presentado como un “punto de no retorno” (“podemos estar cerca de un punto de no retorno para la supervivencia de la ciudad”). Rontomé ha desglosado todo un rosario de agravios atribuidos a las autoridades marroquíes cuyo inicio ha situado en el cierre de la aduana comercial de Melilla en agosto de 2018. A partir de ahí, y sumados a la suspensión unilateral del porteo, Rontomé ha citado la existencia de una circular del Gobierno de Mohamed VI para que los altos funcionarios de su país no visiten Ceuta, el incremento del número de menores extranjeros no acompañados llegados a la ciudad en los últimos cuatro meses y las restricciones a la entrada de turistas del país vecino.

 

Demandas “en saco roto”

El consejero ha enlazado la descripción de este escenario con toda una serie de reproches dirigidos al Gobierno de Pedro Sánchez, al que ha acusado de no atender las reivindicaciones planteadas por las autoridades municipales ceutíes. “Nuestras demandas han caído en saco roto”, ha lamentado.

Juan Vivas remitía esta misma mañana dos cartas a la nueva ministra de Política Territorial y Función Pública, Carolina Darias, en las que reiteraba todas las demandas que en el transcurso de las últimas semanas su Gobierno ha venido haciendo públicas ante los medios de comunicación. Entre ellas figuran la reclamación de más agentes y medios materiales para la custodia y control de la frontera, la situación de los menores extranjeros y la revisión del régimen económico y fiscal de la Ciudad.

Comentarios