Política

La crisis que sufre el PP ceutí provoca que muchos afiliados abandonen el partido

Pérdida de militancia

vivas niño
photo_camera Juan Vivas habla con los ciudadanos durante un paseo en campaña electoral (C.A.)

La crisis que está atravesando el Partido Popular en Ceuta se agrava a medida que pasa los días. Según ha podido constatar Ceuta Actualidad de fuentes de la formación, el PP está sufriendo una pérdida de militantes que ya preocupa en la sede de Ainara.

Los últimos acontecimientos que se han producido y las decisiones adoptadas están pasando factura no sólo al Gobierno local sino también al partido. El descontento en su seno es muy grande y son muchas las voces discrepantes cuando nos encontramos a prácticamente un año de las elecciones autonómicas.

Según las fuentes informantes del partido, la cifra de afiliados es superior a los cuatro mil, siendo muchos de ellos los que ya habían puesto en conocimiento del partido el deseo de causar baja del mismo. 

La fuga de militantes se está produciendo, según relatan las fuentes, debido a su disconformidad con la política que la formación está llevando a cabo en la presente legislatura, que se ha visto salpicadas de escándalos judiciales y con muchos integrantes del partido investigados.

Aparte de ello, todo lo sucedido en las últimas fechas se está convirtiendo en algo determinante para que muchos seguidores y militantes estén pensándose si seguir en las filas de los populares.

Todo ello está provocando el lógico desgaste del gobierno y eso tiene una incidencia directo en la marcha del partido, lo que provoca que las expectativas de voto en el electorado coticen a la baja.

La marcha de militantes está siendo aprovechada, según las fuentes, por alguna formación política, que conocedora de algunas marchas de militantes está realizando propuestas para su captación e integración en partido.

Los problemas llegan a afectar hasta destacados cargos del partido, que aunque en público tratan de ocultar su malestar por la situación, aprovechan cualquier corrillo discreto para mostrar su disconformidad con la gestión.