Política

Intercambio de cargos entre asesores y coordinadores de barriadas socialistas

El PSOE reajusta su lista de asesores para eludir la crítica a un uso indebido de los cargos

Los diputados a la Asamblea por el PSOE Manuel Hernández y Juan Gutiérrez (C.A./ARCHIVO)
photo_cameraLos diputados a la Asamblea por el PSOE Manuel Hernández y Juan Gutiérrez (C.A./ARCHIVO)

Los cambios publicados hoy en el BOCCE se traducen en un intercambio de cargos entre personas propuestas por el PSOE cuyos nombramientos fueron formalizados a finales de julio y mediados de agosto.

Continúa el baile de nombramientos de personal eventual de confianza. El Boletín Oficial de la Ciudad (BOCCE) publica hoy la destitución y nombramiento de tres controladores de servicio y de tres asesores del Grupo Parlamentario Socialista.

Las designaciones y ceses no son, sin embargo, más que un nuevo movimiento en el azaroso proceso en el que se ha convertido el nombramiento de asesores durante el presente mandato municipal. Los cambios publicados hoy en el BOCCE se traducen en un intercambio de cargos entre personas cuyos nombramientos fueron formalizados a finales de julio y mediados de agosto. De este modo, quienes fueron elegidos para ocupar un puesto de controlador de servicios en barriadas son ahora designados asesores del Grupo Parlamentario Socialista y viceversa.

Así, Victoria Conesa, Rafael García y Causar Mohamed, designados hace poco más de un mes para convertirse en controladores pasan a ser asesores de los diputados socialistas, responsabilidades de las que se destituye a José Antonio Carbonell, Melchor León y Malika Naryis. Éstos últimos, a su vez, pasan a ocupar los puestos de asesor que dejan vacantes los anteriores.

“Lo que ha sucedido es que, al principio, teníamos un listado de las personas con las que contábamos, pero desconocíamos dónde iba a ir cada uno –explica la vicepresidenta primera de la Asamblea y miembro de la ejecutiva del PSOE, Cristina Pérez- Ahora hemos adscrito a cada uno a un puesto más adecuado a su categoría profesional”.

Tras la versión oficial de los socialistas se oculta un error de cálculo que llevó a designar como controladores a personas que, en realidad, trabajaban directamente para el Grupo Parlamentario. Tal era el caso de los responsables de la asesoría jurídica y de prensa del partido, ambos contratados por la Ciudad como controladores de barriadas, función que, en realidad, no desempeñaban.

Con esta decisión, el PSOE trata de eludir las críticas que ya ha recibido por estas disfunciones, promovidas desde las filas de MDyC.

Comentarios