Política

La formación de extrema derecha anuncia que, si gobierna, el Sacrificio y el Fin de Ramadán dejarán de ser festivos

Vox alienta la polémica del calendario laboral de Ceuta en el marco de su estrategia nacional contra el PP

Redondo, a la izquierda, junto al diputado de Vox Carlos Verdejo durante la rueda de prensa ofrecida este martes (CEDIDA)
photo_camera Redondo, a la izquierda, junto al diputado de Vox Carlos Verdejo durante la rueda de prensa ofrecida este martes (CEDIDA)

El presidente de la extrema derecha local, Sergio Redondo, insiste en que su partido eliminará del calendario laboral las dos fiestas musulmanas del Sacrificio y el Fin del Ramadán para introducir la de San Daniel si gana las elecciones de 2023.

El presidente de Vox y diputado a la Asamblea, Sergio Redondo, ha reconocido este martes en rueda de prensa que Ceuta seguirá formando parte de la estrategia nacional de su partido. A la pregunta de si lo que suceda en Ceuta forma parte de la estrategia nacional del partido, Redondo se ha mostrado tajante: “Evidentemente, Ceuta forma parte de España y todo lo que pasa en Ceuta debe importarla a todos los españoles”, ha sentenciado el líder de la extrema derecha.

Redondo ha hecho estas declaraciones en una comparecencia ante los periodistas para censurar el acuerdo alcanzado por PP, PSOE y Caballas para incluir las festividades musulmanas del Sacrificio y el Fin del Ramadán como días no laborables a partir de 2022. El presidente de Vox ha calificado este acuerdo de “infame”, “marroquinizador” e “islamizante” y ha acusado al presidente de la Ciudad, Juan Vivas, de “traidor”.

El portavoz de la ultraderecha ceutí ha anunciado que si su partido gana las elecciones municipales de 2023 eliminará estas fiestas del calendario para introducir la de San Daniel. El argumento empleado por Redondo es el mismo que ha venido utilizando para desacreditar el reconocimiento social que supone la inclusión de las festividades musulmanas en el calendario laboral. A juicio de Redondo, estas celebraciones no forman parte de lo que ha calificado como “identidad política de la ciudad”. Según Redondo, esta “identidad política” se define por sus “hondas raíces cristianas” y por su carácter “profundamente europeo”. El diputado ha llegado a asegurar que no pone obstáculos a que cada confesión religiosa celebre sus festividades por su cuenta.

El dirigente de Vox ha invertido algunos minutos de su intervención en intentar justificar por qué en los dos últimos años su partido ha apoyado calendarios laborales en los que figuraba como festivo la Fiesta del Sacrificio. Redondo ha explicado que esos votos fueron el resultado de un ejercicio de “responsabilidad política” y del efecto de las “mentiras de unos estafadores profesionales”, en alusión al Gobierno de Juan Vivas.

Comentarios