Política

Los votantes del PP huyen de los extremismos y apuestan por la moderación

Vivas debería aprender de Feijóo y no ser el siervo de Vox

Vivas intenta calmar a Redondo (Vox) en un pleno (C.A./ARCHIVO)
photo_cameraVivas intenta calmar a Redondo (Vox) en un pleno (C.A./ARCHIVO)
Vivas ha dejado de ser un político moderado en los últimos meses por no perder la presidencia y someterse a Vox.  

Juan Vivas nunca podrá decir que nadie le advirtió, que no hubo precedentes y cuál era el camino de la recuperación del Partido Popular. 

Los resultados del PP en las elecciones autonómicas gallegas en contraposición a los guarismos conseguidos por los populares en el País Vasco son sintomáticos. Ha ganado la moderación a la confrontación, el sentido común al extremismo, el diálogo a la imposición. Feijóo ni quiere saber de posicionamientos radicales ni de acuerdos o pactos extremadamente incómodos. Feijóo es él, su credibilidad y, primero, son sus votantes. Vivas debería aprender algo del político orensano. 

La victoria, por cuarta vez y con mayoría absoluta de Alberto Núñez Feijóo  en las elecciones gallegas, demuestra a las claras que el Partido Popular sigue una senda equivocada al arrimarse a Vox, justo lo que hace el PP de Vivas en Ceuta. 

La secretaria general del PP ceutí, Yolanda Bel, reconoce que Feijóo "es un magnífico gestor y un referente para los que rechazamos los extremismos", y lo dice como si de una aviso a navegantes se tratara. Por otra parte, un histórico del PP ceutí, Emilio Carreira, ha comentado en su cuenta de Facebook "Feijóo gana en Galicia. Alejarse de posiciones políticas extremas y estridentes es la clave para obtener tanta confianza. Eso busca la mayoría y algunos deberían aprender". 

Mientras, Vivas o no se entera de lo que piensa su partido o no se quiere enterar. 

De la servicial y extremista Kissy Chandiramani que afirma que "Vivas es moderación" hay mucho que hablar, también en el ámbito judicial donde el presidente y muy pronto, podría llevarse una desagradable sorpresa que tiene que ver con la insidiosa consejera que tiene en su Gobierno. 

  

Comentarios