Política

El Gobierno acepta la transaccional de Caballas

La subida de tarifas del billete del autobús, supeditada a la firma del convenio colectivo

Trabajadores de la empresa de autobuses acudieron al pleno (C.A.)
photo_cameraTrabajadores de la empresa de autobuses acudieron al pleno (C.A.)

La subida del precio del billete del autobús urbano no se publicará en el BOCCE, y por tanto no será, efectiva hasta que patronal y los trabajadores no alcancen un acuerdo que ponga fin a las negociaciones del convenio colectivo. El Gobierno ha aceptado la transaccional que ha formulado Caballas y la ha incluido en texto del acuerdo.

La subida del precio del billete del autobús, que pasa de 0,80 a 0,85 céntimos todos los días y de 0,90 a 0,95 céntimos en los de Feria, ha quedado aprobada, aunque su publicación en el Boletín Oficial de la Ciudad, y por lo tanto su entrada en vigor, ha quedado supeditada a que se alcance una acuerdo en las negociaciones del convenio colectivo que en la actualidad mantiene enfrentada a la empresa y sus trabajadores. Tanto es así, que la parte laboral tiene convocada una huelga que se iniciará a partir del 10 de diciembre.

Los partidos políticos de la oposición han criticado con dureza al consejero de Gobernación, que, según han dicho en la discusión del punto, “sólo sustenta la propuesta con la estimación de un técnico”. El PSOE, al igual que el resto de formaciones ha dejado claro que la empresa, tras analizar sus balances y sus auditorías, tiene pulso para afrontar la subida salarial de sus empleados, dando su total apoyo a los trabajadores. Un grupo de ellos se encontraba en el salón de plenos siguiendo las incidencias del debate.

Caballas, aparte de ofertar la transaccional, ha criticado también al Gobierno sobre los pocos datos con los que se sustentaba la propuesta para la subida, que no eran otros que el que las mismas no habían reflejado la subida del IPC desde el año 2012. En este sentido, Fátima Hamed, de MDyC, ha dejado entrever que no sabía cómo calificar la propuesta presentada por Jacob Hachuel, consejero de Gobernación, argumentando que no sabía si decirle que “era un kamikaze o un temerario”. La líder de MDyC se ha empleado a fondo con la propuesta presentada por el Gobierno, acusando al mismo de falta de transparencia y calificando la propuesta como “una dádiva del Gobierno a la empresa”.

Caballas también ha patentizado en el pleno que el Gobierno presentaba la subida de tarifas como solución al problema existente entre patronal y trabajadores, algo que a juicio de Aróstegui suele hace con alguna frecuencia.

Javier Varga, de Ciudadanos, ha lamentado que el Ejecutivo presentase una propuesta que sustentaba en una decisión que ya estaba adoptada. Ha relatado como en Feria la empresa aceptó una subida salarial a los trabajadores, que ahora no ha cumplido, y que los responsables gubernamentales le prometieron a la mercantil la subida de precios.

El responsable de la parcela, Jacob Hachuel, ha contestado a cada uno de los portavoces de la oposición, sustentando sus argumentos, sobre todo, en que las tarifas llevaban años sin contemplar la aplicación de la subida del IPC y que, además, se había tomado distintas referencias sobre los precios que se aplican en otras poblaciones.

El turno de réplicas vino a poner encima de la mesa los mismos argumentos, hasta el momento en el que Juan Luis Aróstegui se sacó de la manga la transaccional, que fue aceptada y que hizo que el acuerdo se tuviese que reformar para dar luz al nuevo texto.

En la votación, PP y Caballas votaron a favor, mientras que PSOE, MDyC y Ciudadanos se abstuvieron.

Comentarios