Política

Vox anuncia una cascada de denuncias contra medios y partidos tras el archivo del caso de los "whatsapps"

Los diputados de Vox Sergio Redondo y Carlos Verdejo, durante una sesión plenaria (CEDIDA)
photo_camera Los diputados de Vox Sergio Redondo y Carlos Verdejo, durante una sesión plenaria (CEDIDA)

El líder del partido ultraderechista califica a los medios locales, que informaron del contenido de los mensajes, de "pseudo medios" y a sus profesionales, de "falsos periodistas".

Vox ha anunciado una cascada de denuncias civiles contra los medios de comunicación y las formaciones políticas que informaron de unos mensajes de Whatsapp de contenido islamófobo atribuidos a los dirigentes del partido y contra las formaciones políticas que lo denunciaron. En una rueda de prensa ofrecida este jueves, el presidente de la formación ultraderechista, Juan Sergio Redondo, ha anunciado que su partido recurrirá a la vía judicial después de que el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 5 decretara el archivo del proceso abierto a raíz de una denuncia de MDyC por la presunta comisión de un delito de odio.

Redondo ha atribuido a “motivaciones políticas amparadas por oscuros intereses mafiosos” la presentación de la denuncia y la publicación de informaciones acerca del proceso.

Las expresiones atribuidas a Vox y denunciadas como delitos de odio fueron publicadas  por diario “El Foro de Ceuta” el 27 de enero del pasado año. El líder de la extrema derecha local ha arremetido contra todos los medios de comunicación locales, que informaron sobre el intercambio de los mensajes en el grupo de Whatsapp, a los que ha calificado de “pseudo medios de comunicación” y a cuyos profesionales ha motejado como “falsos periodistas”. En los mensajes origen del litigio se afirmaba, entre otras expresiones: “Vamos a tragar moros por cojones”, “La Tercera Guerra Mundial tendrá que empezar algún día y será contra el islam”, “No es para nada extraño que al final haya que combatir militarmente” y otras denigratorias de los ritos de la religión musulmana y alusivas a la existencia de una presunta “islamización” de la ciudad.

El presidente de Vox ha llegado a sugerir que los mensajes han podido ser el resultado de una “manipulación”. Cuando ha sido preguntado directamente si él y sus compañeros de partido son los autores de esos mensajes, Redondo se ha limitado a remitirse al contenido del auto judicial. “El auto judicial es absolutamente claro, pues el informe detallado de la UDEF y de la Policía Científica habla de la no existencia de indicios de los mensajes ni siquiera de su borrado”, ha argumentado el político ultraderechista en alusión al estudio al que fueron sometidos los teléfonos móviles de los miembros de su partido investigados.

Comentarios