Política

La política ceutí no está para fiestas

El Gobierno tiene ya preparado el calendario laboral para 2019 (C.A.)

La confección del calendario laboral, una gestión rutinaria para la mayoría de las administraciones de este país, se ha convertido en Ceuta en motivo de controversia política. Este lunes, los partidos deben presentar sus propuestas para elegir las dos fechas que se convertirán en fiestas locales en 2022.

La controversia suscitada en torno a la aprobación del calendario laboral de 2021 evidencia el clima de crispación política que vive Ceuta desde el inicio de la presente legislatura. La confección del listado de días no laborables constituye un ejercicio de gestión rutinario para las administraciones autonómicas y municipales de este país. En Ceuta se ha convertido en casus belli.

La tarea no parece en exceso compleja. Según establece la ley, las jornadas festivas no podrán superar las catorce al año, dos de las cuales tendrán carácter local. El margen de maniobra del Gobierno de Ceuta viene determinado por la posibilidad de sustituir las fiestas nacionales que se determinen reglamentariamente por otras que por tradición le sean propias. Además, también podrá utilizar aquellas fechas de los festivos que, por coincidir en domingo, se trasladen al lunes.

Un expediente que parece sencillo, en Ceuta alimenta un discurso incendiario.

El PP se ha encontrado este año con la oposición de Vox a aprobar su propuesta de calendario laboral. La extrema derecha consideraba que incluir como jornada no laborable la Pascua del Sacrificio, como se viene haciendo desde hace una década, era aceptar una “imposición de Marruecos”. Vox, sin embargo, había votado a favor de este mismo calendario durante los dos últimos años.

La imposibilidad de sacar adelante la propuesta llevó a los populares a anunciar que respaldaría en el pleno de la Asamblea la planteada por Caballas. La iniciativa de la coalición de Mohamed Alí establecía unos criterios generales válidos para todos los años. Estos consistían en mantener como festivos de entre los días elegibles por la Ciudad el Jueves Santo, Reyes, la Virgen de África, San Antonio, la Fiesta del Sacrificio y el Fin del Ramadán. El Día de Ceuta sería no laborable cuando alguno de los festivos coincida en domingo. En este caso, la jornada festiva no pasaría al lunes sino que serviría para dar cabida al Día de Ceuta en la relación de los días no laborables.

La consejera de Hacienda y Economía, Kissy Chandiramani, anunció en rueda de prensa la resolución que acababa de adoptar el Gobierno del PP. Sin embargo, minutos antes de la celebración del pleno donde tenía que aprobarse el calendario laboral que recogía dos festividades musulmanas, los populares cambiaron de opinión.

 

Vivas confecciona el calendario

Amparada en un informe de la Secretaría General, la Mesa de la Asamblea ordenaba la retirada del orden del día del debate del calendario laboral. El Gobierno argumentó que el informe reconocía al presidente de la Ciudad, Juan Vivas, la capacidad de elaborar por sí solo el calendario. Así, se anunció que Vivas decidiría sobre el grueso de la relación de días no laborables y dejaría al pleno de la Asamblea la determinación de los dos festivos locales.

La presión de Vox, que se niega a aceptar la declaración oficial como no laborable de ninguna de las fiestas que celebran los españoles musulmanes, hizo variar el tiro a los populares (la extrema derecha insiste en que incluir en el calendario los festivos de la Pascua del Sacrificio y el Fin del Ramadán forma parte de la “confabulación marroquinizadora” que, según imaginan, han orquestado el resto de formaciones políticas).

El PP no ha explicado por qué cambió su decisión de apoyar la propuesta que reconocía como no laborales las dos fiestas musulmanas para lanzarse a modificar el procedimiento de confección del calendario laboral que había venido siendo de uso hasta este año.

Así las cosas, Vivas presentaba el pasado viernes al Consejo de Gobierno un calendario laboral que fija como no laborables el próximo año el día de Reyes, el Jueves Santo, la Pascua del Sacrificio, la Virgen de África y el Día de Ceuta. A estas fechas hay que añadir aquellas que tienen carácter festivo de manera obligatoria en todo el país: Año Nuevo, Viernes Santo, Asunción de la Virgen, la Fiesta Nacional del 12 de octubre, Todos los Santos, el Día de la Constitución y la Inmaculada. Navidad caerá en domingo en 2022.

Según el nuevo procedimiento impulsado por el Gobierno, los grupos políticos deberán ahora plantear sus propuestas para determinar cuáles serán las dos fiestas locales que completarán el calendario. Estas propuestas se debatirán en la Comisión Informativa de Hacienda que se celebrará el próximo lunes. El pleno de la Asamblea tendrá la última palabra.