PORT FORUM

Bunkering en Ceuta: calidad, menores tiempos de espera y necesidad de ampliación de servicios

 Fernández Maqueira y Molina durante su intervención en el Ceuta Port Forum 2022
photo_camera Fernández Maqueira y Molina durante su intervención en el Ceuta Port Forum 2022

El Bunkering y las empresas que se dedican a esta actividad en Ceuta han sido las primeras protagonistas del Ceuta Port Forum 2022. Petrolífera Dúcar y Vilma Oil han expuesto un resumen generalizado de los servicios que ofrecen, sus ventajas competitivas respecto a otros puertos y sus planes de futuro para que el Puerto de Ceuta siga creciendo en una actividad en la que ya se sitúa 4º a nivel estatal.

Hablar de Petrolífera Dúcar es hablar, en cierto modo, de la historia del Puerto de Ceuta. Fundada en 1954 y operativa hasta nuestros días ha crecido con el Puerto y la ciudad dedicándose durante cerca de 70 años al almacenamiento y avituallamiento de buques. Siete décadas que la convierten en una de las empresas decanas del Puerto de Ceuta, convirtiendo su experiencia en un grado y también su capacidad de adaptación en un referente. Porque de eso se ha hablado, y mucho, durante la presentación de las instalaciones de la empresa que han realizado tanto su CEO, Rafael Domecq, como su responsable técnico de operaciones, Juan Antonio Molina.

Precisamente ha sido este último el encargado de poner sobre la mesa para conocimiento de todos los presentes tanto sus datos de actividad y su compromiso con Ceuta, como sus instalaciones y los puntos clave que los diferencian de la competencia.

Así, en el primer punto, ha recordado que desde la adquisición de sus actuales propietarios en 2001 se han invertido más de 45 millones de euros en la renovación de las instalaciones para adecuarlas a la legislación y situarlas a la vanguardia del sector, mientras que en los próximos años, hasta 2025, se invertirán otros 6'5 millones en actuaciones destinadas a la mejora de la eficiencia energética. Y es que, ha destacado Molina, “el seguimiento de las más estrictas normas de calidad, la seguridad y la protección del medio ambiente” son considerados puntos clave por parte de Dúcar. Tanto es así, ha explicado, que en mayo del próximo año se convertirá en pionera en la certificación de la eficiencia energética.

El responsable técnico de Dúcar ha explicado, además, pormenorizadamente, las instalaciones con las que cuenta tanto en el muelle de Levante como en el muelle de Poniente del Puerto. Dos puntos intercomunicados y desde los que pueden transferir productos. Así, en Dúcar Uno cuentan con una capacidad de almacenaje de 83.500 metros cúbicos, en 11 tanques de acero al carbono. De ellos, 9 cuentan con aislamiento térmico, calefacción y agitadores, mientras que otros 2 se destinan a productos más ligeros, como gasóleos. En este muelle de Levante la empresa cuenta con tres puntos que pueden operar simultáneamente. Dúcar Dos, por su parte, es una terminal más pequeña, con tres tanques, dos con capacidad para productos oscuros. Dúcar, además, tiene capacidad para realizar calentamiento y control de temperatura de productos, agitar o aditivar en caso de necesidad. Igualmente puede realizar mezclas intermedias en su propio tanque, en función de lo que necesiten los buques, lo que la convierte en la única instalación en el Campo de Gibraltar que puede fabricar mezclas específicas para un barco concreto.

Molina ha destacado, además, las seguridades del sistema, desde el autodespliegue automático, en caso de que un buque por cualquier circunstancia se alejase del muelle, a la válvula break away, que en caso de rotura palía los daños de vertido.

El responsable técnico de Dúcar ha puesto sobre la mesa, además, los puntos fuertes de Ceuta y su empresa frente a otras del entorno: en primer lugar ha destacado sus instalaciones y garantías de seguridad, igualmente ha subrayado los tiempos de espera, que son de entre 15 y 20 minutos en puerto, al contar con 5 puntos de suministro simultáneos, y de 4 a 6 horas en bahía, mientras que en otros puertos se tiene que esperar hasta un día. Fundamental es también, ha explicado, la garantía de calidad y de cantidad de sus productos, con cero reclamaciones en ninguno de los dos aspectos en los últimos años, algo de lo que no pueden presumir otros puertos cercanos. En definitiva, un entorno ideal para los buques que transitan por el Estrecho y no quieren verse sometidos a largas esperas o problemas posteriores.

Vilma Oil y la “excelencia en el servicio”


Por parte de Vilma Oil el encargado de presentar la actividad de la empresa en el Puerto de Ceuta ha sido su Bunker Managing Director, Ernesto Fernández Maqueira, quien en primer lugar ha destacado la oportunidad que supone un foro como el celebrado este jueves que propone el diálogo entre los agentes y actores de la comunidad portuaria.

La empresa se instalaba en la ciudad en 2006, ha explicado, para trasladar su experiencia internacional al crecimiento y el desarrollo de la actividad del bunkering en Ceuta. En este sentido, Fernández Maqueira ha sido claro “no somos los más baratos ni los que más volumen hacemos pero sí ofrecemos a nuestros clientes la excelencia en el servicio”. Y esto es, ha continuado, porque ofrecen los mejores productos disponibles, evitando mercados de blendeo, que son en muchos casos el origen de reclamaciones calidad que tanto temen los armadores.

Como en el caso de Dúcar, desde Vilma Oil se ha destacado lo valioso que es el tiempo en esta actividad porque, ha recordado, el tiempo en el transporte marítimo es mucho dinero, y la escala en Ceuta implica menor tiempo de espera y evitar la congestión que sí se da en otros puertos.

Ceuta, ha recordado, es un puerto pequeño pero “representamos en torno al 10 por ciento del volumen” del Estrecho. Un volumen de suministro que se redujo, y mucho, durante los años de la pandemia, pero que este año se ha recuperado permitiendo contar con un colchón de cara a un futuro que se percibe complicado ante la inflación y el complicado contexto geopolítico a causa de la guerra de Ucrania.

Junto a estos conflictos, ha explicado Fernández Maqueira, hay tres elementos a los que prestar atención: de un lado la transición energética, que significa que el mundo y esta industria va a tener que adaptarse a nuevas legislaciones limitadoras de gases de efecto invernadero y una zona limitada de emisión azufre en el Mediterráneo, “lo que sabemos es que nos adaptaremos y estamos trabajando para estar listos para los cambios”, ha explicado. El segundo reto, ha continuado, es la digitalización de la industria del bunkering, los procesos deben ser modernizados para evitar errores o disputas de cantidad, igualmente se permitirá que se agilice la documentación y poder monitorizar en tiempo real cualquier detalle de suministro desde un móvil. Finalmente, ha concluido, el tercer aspecto pasa por ampliar y mejorar los servicios portuarios que se ofrecen en Ceuta. Servicios de agua, lubricante, limpieza de cascos, etc. Y es que, ha subrayado “debemos especializarnos en el servicio, cuanto mejor servicio demos mejor podremos competir con otros puertos”.

Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad