Puerto

Impago de la deuda

Boluda negocia la compra de Trasmediterránea para librar a Armas de la quiebra

trasmediterránea
photo_camera Buque de Trasmediterránea (C.A.)
La naviera Armas, la principal compañía marítima española de tráfico de pasajeros y de carga, ultima un acuerdo con los acreedores para mantenerse a flote tras ser incapaz de hacer frente a sus deudas, según informa Cotizalia. 

La naviera Armas, la principal compañía marítima española de tráfico de pasajeros y de carga, ultima un acuerdo con los acreedores para mantenerse a flote tras ser incapaz de hacer frente a sus deudas, según informa Cotizalia, que añade que algunos competidores se han interesado en quedarse con varios de los activos del grupo canario, dueño de Trasmediterránea, la empresa por la que hace dos años compitieron varios rivales de Armas cuando Acciona la puso en venta.

Según han confirmado al medio, Boluda Corporación, el grupo valenciano controlado por Vicente Boluda, se ha mostrado dispuesto a comprar Transmediterránea a la familia Armas, que en 2018 la adquirió por cerca de 400 millones de euros. Esta operación supuso apalancar el 'holding' canario, que ahora no puede hacer frente a los cerca de 800 millones que adeuda a bancos y bonistas.

A finales de octubre Armas ya avisó a sus acreedores de que no podía pagar los intereses de una de sus dos emisiones de bonos, impago que repitió en noviembre con la otra emisión en circulación. Los acreedores financieros se han dado una dispensa para no entrar en preconcurso mientras se negocia una solución conjunta, pero otros ya han embargado judicialmente hasta un barco a Naviera Armas por sus repetidos incumplimientos. 

Fuentes cercanas a las negociaciones -afirma Cotizalia- han confirmado que la familia Boluda, que ha mantenido varias reuniones con PwC, asesor en la reestructuración de Naviera Armas, y con Banco Santander, que como principal acreedor bancario también está ayudando al grupo canario a buscar una solución conjunta.

Boluda, que en 2017 cuando Acciona sacó a la venta Trasmediterránea ya se interesó por esta compañía, ha comunicado a PwC y al Santander que le gustaría hacerse con el control de esta sociedad, pero que primero debe ver el perímetro real de la empresa después de que los Armas hayan realizado varios movimientos societarios para evitar ser embargados con anterioridad.

De momento Armas está negociando un crédito de emergencia para hacer frente a sus obligaciones más inmediatas, como las nóminas de sus empleados.