Puerto

hace meses se denunció la falta de control sobre LOS DESEMBARCOS en el puerto deportivo

Embarcaciones hacen servicios de taxi entre Marina Smir y Ceuta con tarifas de 50 euros

lanchas taxi puerto deportivo
photo_camera Las "lanchas taxi" se han convertido en habituales del puerto deportivo (C.A.)

Esta conexión informal entre los dos países vuelve poner sobre la mesa las advertencias que partidos políticos y usuarios del puerto deportivo plantearon hace meses acerca de la falta de control en las instalaciones sobre el tránsito de personas que desembarcan en el recinto.

Desde hace meses, el puerto deportivo ha comenzado a recibir embarcaciones de recreo que transportan a turistas desde la urbanización marroquí Marina Smir hasta Ceuta. Usuarios de las instalaciones han constatado la presencia de estas “lanchas taxi” que a precios que rondan los 50 euros ofrecen sus servicios a ciudadanos del país vecino interesados en disfrutar de una jornada de asueto en la ciudad.

Esta conexión informal entre los dos países vuelve poner sobre la mesa las advertencias que partidos políticos y usuarios del puerto deportivo plantearon hace meses acerca de la falta de control en las instalaciones sobre el tránsito de personas que desembarcan en el recinto.

Los habituales del puerto han venido criticando desde hace al menos un año la ausencia de verificaciones sobre la identidad de quienes desembarcan en las instalaciones.

El pasado abril, la dirección de Ciudadanos también alertó del “nulo control documental” existente en el puerto deportivo. La formación naranja hacía esta demanda justo un día después de que el consejero de Turismo, Emilio Carreira, anunciara que el Gobierno local trabajaba en un proyecto para mejorar la conectividad de Ceuta con Marruecos. El consejero sugirió que esta nueva línea de transporte podría encarnarse en un servicio marítimo con capacidad para transportar visitantes hasta la ciudad, un acicate para la industria turística ceutí.

 

Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad