Puerto

Los técnicos de la oficina turística del Puerto tienen que superar algunas trabas para realizar su trabajo

Las navieras siguen sin ofrecer información en tiempo real de retrasos e incidencias

cuadrada
photo_cameracuadrada
La comunicación simultánea entre las compañías y el punto de información turística del puerto de Ceuta es una necesidad

La Oficina de Turismo del Puerto se ha convertido en un punto de obtención de certificados de empadronamiento y poco más ¿Es una función necesaria? Sin duda. Sin embargo, no podemos olvidar que en su fachada se anuncia que se trata de una oficina de información turística.

Quien viaja por primera vez a Ceuta es lógico que pase por allí y pregunte por servicios, transportes, restaurantes, alojamientos, lugares de ocio o distancias, por citar ejemplos.

De lunes a viernes, siempre que sean laborables, no hay problema. Este expositor está abierto y con personal, al menos un técnico o informador, que atiende al público de 8:30 horas a 20:30 horas

¿Pero qué ocurre domingos, festivos y a horas que podemos llamar “extraordinarias”? Simplemente que la oficina cerrará al cumplir un horario estricto. Incluso si coinciden visitas turísticas pueden cerrar sin previo aviso.

Ese es uno de los inconvenientes, pero hay más. La oficina de Servicios Turísticos de la Ciudad no está abierta para los viajeros que lleguen a Ceuta más tarde de las 20:30 horas, y si es festivo, de las 15:00 horas.

Este puente, el viernes que era festivo cerró a las tres. Excepcionalmente ayer domingo echaron el cierre a las ocho y media de la tarde, no tratando el día como festivo, pero como decimos fue “una excepción”.

La oficina tiene mucho que mejorar por parte de la Ciudad. Nunca nos referimos a los trabajadores que hacen todo lo que pueden, incluso pese a las navieras a las que les cuesta informar en tiempo real de la cancelaciones y cambios de horarios.

¿No creen que ya es hora de que funcione un sistema por el que las navieras informen al momento de los cambios programáticos que realicen por avería, mal tiempo, etc… incluidos los retrasos? Más bien, no interesa.  

El usuario tiene derecho a ser informado correctamente y esto no pasa porque la propia oficina de información de la Ciudad no recibe “cuando debe” ese tipo de comunicación. Y de los paneles electrónicos no nos fiamos porque la información no es siempre veraz ni siquiera suficiente.  

Esperemos que llegue el día en el que el técnico o informador de la Ciudad no tenga que salir de la oficina y dirigirse a las navieras, a cada una de ellas, para preguntar cuáles son los cambios.

A ver si la tecnología además de a los barcos, la aplican al sistema informático de los puntos de venta de las navieras para que exista una comunicación simultánea con la oficina de Turismo.

Si esto no es posible al menos que las compañías navieras contraten a una telefonista, en los casos de Acciona y Balearia, para que atiendan el teléfono. Todo muy penoso en lo que es un gran puerto en continuo movimiento.   

Comentarios