Puerto

Ante el delegado del Gobierno y la Ciudad

Same denuncia que los trabajadores de Abyla Shipping son amenazados y acosados por la empresa

abila-3
photo_cameraabila-3

El Sindicato de Actividades Marítimas (SAME) ha denunciado a la Delegación del Gobierno, la Ciudad, la Inspección de Trabajo, la Autoridad Portuaria y la Capitanía Marítima la situación a la que están sometidos los trabajadores de la empresa de amarres y desamarres Abyla Shipping SL destinados en el Puerto de Ceuta.

 

En un escrito firmado por el secretario de Acción Sindical de Same, se denuncia un incumplimiento de los artículos 19, de Seguridad e Higiene; 35, sobre horas extraordinarias, 36, relativo a trabajo nocturnos, trabajo a turnos y ritmo de trabajo, 37, descanso semanal, festivos y permisos y 77, 78, 79, 80 y 81, todos ellos del vigente Estatuto de los Trabajadores.

El sindicato extiende la denuncia por amenazas y acoso laboral por parte de la empresa y encargados de la misma hacia los trabajadores.

En el cuerpo del escrito, Same también denuncia que la empresa mencionada presta servicios de plancha y pasarela, que no están contemplado en los Pliegos de Prescripciones Particulares de este servicio, ni siendo los amarradores los encargados de realizar esta función. Este hecho se produce con la permisividad del presidente, José Torrado, y de los responsables de la Autoridad Portuaria, ya que el representante sindical estuvo reunido con el mandatario, al que le comunicó todos los hechos, “sin que hasta el momento hayamos tenido ninguna respuesta” por su parte, dice la nota.

La gravísima situación a la que están sometido estos trabajadores ha obligado al sindicato a plantearse convocar concentraciones a las puertas de la Autoridad Portuaria si no toman medidas urgentes.

También cabe la posibilidad de que se convoquen paros en el sector de amarre de buques, ya que tanto la empresa mencionada como la segunda empresa de amarres de buques están representada por nuestro sindicato.

En sus argumentaciones, el sindicato explica que los trabajadores están sometidos a una jornada laboral extenuante y unos turnos de trabajo interminables, que ni tan siquiera se contemplan en el convenio nacional de amarradores de buques.

Ello provoca que prácticamente les sea imposible conciliar su vida laboral con la familiar, aparte de que los turnos y jornada laboral no se contemplan tampoco en los pliegos o licencia de la Autoridad Portuaria de Ceuta.

Los operarios de la mercantil, dice en la denuncia, trabajan mensualmente 366 horas sin vacaciones y sin los descansos establecidos por el Artículo 37 del Estatuto de los Trabajadores, con el peligro a la plantilla de amarradores y el aumento de los accidentes laborales.

Los trabajadores se distribuyen en dos grupos de amarradores con turnos diferentes; los de la base, que se dedican al amarre de mercantes y hacer servicios de bahía en general, y un segundo turno que amarra toda la flota de ferries y, además, ponen la pasarela de pasaje de la naviera Acciona y la de vehículos de dicha compañía.

El exceso brutal de horas a los que están sometidos estos trabajadores, explica el sindicato en su denuncia, son: El primer turno trabaja 24 horas, desde 2011, algo que está prohibido por Ley, asegura el sindicato en su denuncia; un saliente y dos días libres, en principio, aunque esto no sería así porque tienen otro turno por obligación en mitad de sus días de descanso de 16 horas mínimo.

En concreto, esta pasada temporada estival han estado hasta 20 horas con el Paso del Estrecho no disfrutando de un día de vacaciones, con el riesgo que esto conlleva de accidentes laborales.  El cuarto turno de ferries con el personal de ferries, también obligados en sus días de descanso. Los encuadrados en el segundo turno de ferries trabajan 16 horas al día mínimo, que también está prohibido por Ley, pero no haber personal.

Además de lo anterior, los trabajadores de los ferries no cuentan con local y tienen que estar las 16 horas en el coche con las inclemencias adversas de cada momento del año, lo que supone una gravísima falta de higiene y salud. Están obligados a amarrarse los buques al primer turno o ir a trabajar en bahía si es necesario dentro de su turno de16 horas.

Same también denuncia que los trabajadores están sometidos a amenazas y acoso por parte de directivos empresariales, tanto es así que se ha producido un despido por ejercer el derecho sindical y constitucional.

Es por ello que el sindicato pide a la Inspección de Trabajo que para que la empresa mencionada no tome represalias hacia los trabajadores haga declaraciones por separados y en horas diferentes

El sindicato desconoce si la empresa, en su Plan de Prevención, tiene recogido el riesgo de acoso en el trabajo, por lo que se solicita a la  Inspección que requiera a la empresa para que lo exhiba y lo ponga en funcionamiento, ya que muchos trabajadores se sienten acosados por el hecho de no poder ni tan siquiera manifestar sus derecho o exigir el cumplimiento de los mismos, tales como el derecho a conciliar la vida personal con la familia con horarios y jornada laborales compatibles con una vida digna familiar.

Los trabajadores también realizan otras actividades que no son ni la de su licencia de amarre de buques (como servicios de lancha en bahía, fuera de límites, recogida de inmigrantes en buques fuera de puerto, servicios de playas y puntos de boyas en playas), ni están en sus funciones, puesto que tienen la categoría de amarradores.

Por último y dado el clima laboral descrito reinante en el seno de la empresa, a los efectos de no dar nombres concretos de trabajadores y empresario, se solicita que por parte de la Inspección se tome declaración a la plantilla completa de trabajadores por un lado, y por otro a la empresa.

 

Comentarios