Puerto

Una fragata y un remolcador de la Armada rusa recalan en el puerto ceutí hasta el día 24

La 'Vice Admiral Kulakov' llega a Ceuta para repostar 600 toneladas de combustible y el SB-406 50, con un total de 410 tripulantes

barco ruso 2La fragata rusa, en el dique de Levante./M.G.Dos buques de la Armada rusa recalan de nuevo en Ceuta, en tareas de avituallamiento y de descanso para la esforzada tripulación. Los buques han llegado esta mañana y el menos visible es el remolcador SB 406, atracado a la proa de la fragata 'Vice Admiral Kulakov', de la flota del Mar del Norte y que fue botada en 1981, con numeral 626.

Los buques llegaron esta mañana y con esta son ya 13 las escalas que han realizado los buques rusos en el Puerto de Ceuta durante este año. Los tripulantes suelen realizar importantes compras en los comercios ceutíes y son recibidos muy cordialmente por la población.

La fragata es un buque antisubmarino que ya estuvo en Ceuta en abril de este año y es la tercera vez que recala en el puerto de Ceuta. Concretamente repostará unas 600 toneladas de combustible, mitnras que el remolcador lo hará con 50 toneladas. Serán aportados por Petrolífera Dúcar.

La 'Vice Admiral Kulakov' cuenta con una dotación de 350 personas y el remolcador con 60. Atracaron en el dique de Levante en primer lugar pero estaba previsto movimiento hacia el Muelle de España. La fragata tiene 163 metros de eslora, por 19 de manga, con un calado de 7,8 metros. El remolcador tiene 69 metros de eslora, por 15 de manga y un calado de 5,8 metros.

Desde la Autoridad Portuaria de Ceuta se resalta que la Armada rusa muestra gran interés por el puerto ceutí para las paradas de sus unidades. A ello se une la atención y el trato que reciben sus tripulantes. Estas visitas, pues, son muy fructíferas para el comercio local. Con el regreso de estos buques se continúa en la senda iniciada hace cuatro años en los que la Autoridad Portuaria de Ceuta mantiene una apuesta de gestión de la llegada y permanencia de unidades de la Armada rusa para avituallamiento, todo ello con el consiguiente reflejo y repercusión en la economía comercial de la Ciudad.

Comentarios