Remitidos

CCOO y UGT, contra las violencias machistas

ccoo ugt

Las confederaciones sindicales de Comisiones Obreras (CCOO) y de la Unión General de Trabajadores (UGT) queremos hacer un llamamiento este 25 de noviembre de 2020, Día Internacional para la Eliminación de la Violencia Contra las Mujeres, al conjunto de trabajadoras y trabajadores y a toda la ciudadanía en general, para que se sumen a la denuncia y repulsa de todos los actos de violencia machista, de los más graves y dramáticos a aquellos otros que permanecen invisibles pero igualmente dañan la salud, la libertad, la seguridad, la autonomía y la dignidad de todas las mujeres.

Rechazamos plena y categóricamente cual­quier forma de violencia hacia las mujeres, un tipo específico de violencia que se dirige a las mujeres y niñas y que hunde sus raíces en las desigualdades y discriminaciones de género que perviven en las sociedades, preservadas por una arraigada mentalidad patriarcal.

Son violencias ejercidas por aquellos hombres que creen tener algún derecho sobre las mujeres y que se sirven de las violencias para mantener­las bajo su control y sujeción, impidiéndoles con coacción y/o violencia el ejercicio pleno de sus derechos fundamentales, entre ellos, el derecho a la libertad, a la integridad y a la seguridad, a la dignidad, a la libre circulación o a la igualdad, llegando a quitarles a decenas de mujeres en un año el derecho a la vida.

UGT y CCOO denunciamos la amenaza de incre­mento del riesgo de exposición a las violencias machistas para las mujeres derivada del contexto actual por una doble vía: por un lado, debido a la crisis producida por la COVID-19, en principio sanitaria pero que está desembocando en crisis económica y social, que contribuye a recluir a las mujeres en el hogar, principal escenario de vio­lencia machista, así como obstaculiza su acceso a los recursos de atención y protección a los que tiene derecho. Por otro lado, la presencia insti­tucional de grupos de ultraderecha negacionista, empeñada en negar la existencia de esta forma específica de violencia y recortando, allí donde tiene poder para hacerlo, los recursos públicos disponibles para su prevención y atención a las mujeres víctimas de esta violencia.

CCOO y UGT consideramos muy alarmantes los datos de una violencia con múltiples expresiones que no solo no se ha reducido sino que se ha re­crudecido.

Este año contamos con la fotografía que la Macroencuesta sobre violencias hacia las mujeres del 2019, elaborada por el Centro de Investigaciones Sociológicas por encargo de la Delegación del Go­bierno para la Violencia de Género, que muestra unos datos sobre el alcance de esta violencia extre­madamente preocupantes:

  • 1 de cada 2 mujeres (57,3%) residentes en Es­paña de 16 o más años han sufrido violencia a lo largo de sus vidas. Suponen 11.688.411 mu­jeres.
  • 1 de cada 5 (19,8%) la han sufrido en los últimos 12 meses. Suponen 4.048.273 mujeres de 16 o más años.
  • Las mujeres jóvenes la experimentan en mayor medida: el 71,2% de las mujeres de 16 a 24 años y el 68,3% de las mujeres de 25 a 34 años han sufrido algún tipo de violencia a lo largo de sus vidas, y el 42,1% de las que tienen 65 o más años.
  • El 13,7% (2.802.914 mujeres) han sufrido violen­cia sexual a lo largo de la vida de cualquier per­sona (pareja actual, parejas pasadas o personas con las que no se ha mantenido una relación de pareja), y el 1,8% (359.095 mujeres) en los últi­mos 12 meses.
  • El 21,5% (4.387.480 mujeres) han sufrido violen­cia física a lo largo de la vida por parte de cual­quier persona (pareja actual, parejas pasadas o personas con las que no se ha mantenido una relación de pareja), y el 1,7% (351.770 mujeres) en los últimos 12 meses
  • El 6,5% (1.322.052 mujeres) han sufrido vio­lencia sexual en algún momento de sus vidas de alguna persona con la que no mantienen ni han mantenido una relación de pareja, y el 0,5% (103.487) en los últimos 12 meses.
  • Un 2,2% (453.371 mujeres) del total de mujeres de 16 o más años residentes en España han sido violadas alguna vez en su vida.
  • El 99,6% de las mujeres que han sufrido violen­cia sexual experimentaron esta por parte de un agresor hombre.

Conocemos que las situaciones de riesgo para las mujeres se han incrementado a consecuencia de la pandemia, por diversas razones: por aumento del riesgo debido al mayor tiempo, cuando no confinamiento, en el hogar familiar; por mayores dificul­tades para la autonomía económica, por mayor empobrecimiento debido al mayor desempleo, etc.

A 10 de noviembre de 2020, han asesinado a 40 mujeres por violencia de género (más 2 casos en investigación), que han dejado 23 huérfanos/huérfanas. Desde 2003 han sido asesinadas un total de 1.073 mujeres

UGT y CCOO valoramos las mejoras introducidas por el Plan de Contingencia contra la violencia machista, puesto en marcha por el Ministerio de Igualdad para hacer frente a los mayores riesgos para las mujeres durante la pandemia, tanto en accesibilidad a la información como en asistencia y en protección social, pero se­guimos reclamando más efectividad y re­cursos en la aplicación del Pacto de Esta­do en materia de violencia de género. Pedimos al Gobierno, a las comunidades autónomas y a las Administraciones loca­les que prioricen sus actuaciones y desti­nen los recursos y servicios necesarios e imprescindibles en prevención y atención integral, con presupuestos suficientes y con la contundencia que requiere atajar de una vez un problema social que impide garantizar a las mujeres una vida en liber­tad y el pleno ejercicio de sus  derechos.

CCOO y UGT pedimos al Gobierno que acelere la legislación y las medidas políticas que implica la aplicación to­tal del Convenio de Estambul (2011) sobre prevención, asistencia integral a las víctimas y lucha contra todos los tipos de violencia contra las mujeres, sean de carácter sexual, laboral, institucional, económica, acoso sexual u otras violencias infligidas por la pareja o expareja.

UGT y CCOO reclamamos, con carácter prioritario, la ratificación del Convenio 190 de la Organización Internacional del Traba­jo (OIT) sobre la violencia y el acoso en el mundo del trabajo. Un Convenio adoptado en el marco tripartido del Diálogo Social interna­cional y que reconoce que la violencia y  el aco­so en el mundo del trabajo afectan a la salud psicológica, física y sexual de las personas, a su dignidad y a sus entornos familiar y social.

CCOO y UGT exigimos al Gobierno que ra­tifique el Convenio 189 de la OIT, sobre las trabajadoras y los trabajadores domésticos.

De todas las trabajadoras susceptibles de sufrir acoso sexual y acoso por razón de sexo, las más expuestas son las mujeres con peores condicio­nes laborales. Con la implantación del teletra­bajo, aumentan los riesgos para muchas traba­jadoras, y, aunque todas ellas están expuestas, lo están especialmente las trabajadoras del empleo del hogar.

UGT y CCOO reclamamos que se redo­blen los esfuerzos por parte de Gobierno y del empresariado para el fomento del em­pleo y la mejora de los derechos laborales y económicos de las mujeres víctimas de la violencia machistas, en cualquiera de sus manifestaciones.

El Programa de Inserción Sociolaboral para Víctimas de Violencia de Género, aprobado en 2008, apenas se ha desarrollado. El último In­forme Anual del Observatorio de Violencia con­tra la Mujer, con datos de 2018, recoge 1.075 contratos bonificados por violencia de género, el 78% de ellos temporales. Además, en 2018 se produjeron 313 contratos de sustitución de víc­timas de violencia de género, con un descenso del 18,5% con respecto a 2017. Por otra parte, 104 mujeres víctimas de violencia suspendieron o extinguieron su contrato de trabajo en 2018. Y 119.968 mujeres víctimas de violencia de gé­nero recibieron algún servicio de los servicios de empleo.

En el año 2018, el número de mujeres víctimas de violencia de género que fueron perceptoras de la Renta Activa de Inserción fueron 28.982. Son cifras muy bajas respecto al total de vícti­mas de violencias machistas, indicativo de una serie de barreras culturales, sociales y econó­micas o de otro tipo, que hacen que las mujeres en situación de violencia machista apenas hagan uso de sus derechos socioeconómicos.

CCOO y UGT demandamos conocer la cobertura e implementación de este Programa de Inserción Sociolaboral, para contribuir a su mejora y eficacia desde el diálogo social.   

por todo ello, CCOO y UGT:

  • Instamos al gobierno central y los go­biernos autonómicos y locales a que dediquen recursos y garanticen servicios de prevención y de atención integral a las víctimas de violencias machistas, atendiendo a las necesidades que surgen derivadas de las circunstancias de la pan­demia.
  • Demandamos a los distintos gobiernos, autoridades y organismos europeos e internacionales, y de manera especial al gobierno central, que atiendan los compromisos del Convenio de Estambul (2011), así como los objetivos de la Agenda 2030 de Naciones Unidas que sitúan la igualdad de género y el em­poderamiento de mujeres y niñas en el centro del desarrollo sostenible, para lo que se requiere garantizarles el derecho a una vida libre de violencias machistas. Y reclamamos al gobierno la urgente ratificación de los Convenios 189 y 190 de la OIT.
  • Exigimos tolerancia cero contra las violencias machistas y nos suma­mos a luchar por la erradicación de todo tipo de conductas de violen­cia contra las mujeres, por la mejora de sus derechos y de su protección, entendiendo que por nuestra actua­ción en el ámbito laboral debemos denunciar y participar activamente en la prevención y protección frente al acoso sexual y al acoso por razón de sexo en el trabajo.
  • Reclamamos que se actúe con la mayor celeridad posible sobre las causas, en especial sobre la desigualdad y discriminaciones por razón de sexo, porque la mejor lucha contra la violencia es impedir que se produzca.

UGT y CCOO reafirmamos nuestro compromiso por:

  • La acción sindical, la formación y la sensi­bilización para alcanzar la igualdad real y efectiva entre mujeres y hombres en el ámbito laboral.
  • La inclusión de protocolos de actuación en las empresas, frente a casos de acoso sexual y acoso por razón de sexo.
  • La atención jurídica a las víctimas de aco­so sexual  y acoso por razón de sexo en el ámbito laboral.
  • La negociación colectiva con medidas de ac­ción positiva, los Planes de Igualdad para difun­dir y mejorar los derechos laborales y la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres.
  • Nuestra colaboración y actuación con las organizaciones competentes (Administraciones Públicas, asociaciones de mujeres, etc.) para erra­dicar todo tipo de violencia contra las mujeres.

CCOO y UGT llamamos a la participación en las distintas manifestaciones que se convoquen por el conjunto de organizaciones de mujeres, sociales y sindicales, para manifestar nuestro compromiso y repulsa contra todo tipo de violencia contra las mujeres.

Este año, en un contexto de pandemia COVID-19, llamamos a que tales manifestaciones se efectúen de forma que se garantice la protección de la salud pública, en seguimiento de lo que al respecto decreten las autoridades sanitarias, y nos sumamos al minuto de silencio por las víctimas, convocado por la Delegación del Gobierno contra la violencia de género, el día 25 de noviembre a las 12 horas, 11 horas en Canarias.

Teniendo en cuenta el contexto de crisis sanitaria en el que nos encontramos, y ante la imposibilidad de llevar a cabo grandes concentraciones como en años anteriores, este minuto es la mejor manera de visibilizar públicamente el compromiso y el apoyo de todas las instituciones y de la sociedad española en su conjunto con las víctimas y una forma de reparación  moral y simbólica hacia las mismas.

Quizá no podamos manifestarlo en las calles como en años anteriores, pero seguire­mos expresando nuestro rotundo rechazo y condena en las manifestaciones virtuales y, fundamentalmente, trabajaremos por erradicar estas violencias contra las mujeres, combatiendo sus causas y sus manifestaciones.

Comentarios