Remitidos

Con respecto a la celebración del Ramadán, solo se han puesto trabas

CSD denuncia que se politiza absolutamente todo en esta crisis sanitaria

Carbonell
photo_camera José Antonio Carbonell

El pueblo está harto de que se les utilice con fines puramente políticos, porque no se le escucha y los ciudadanos saben que son moneda de cambio para que los que gobiernan y para que los que ansían gobernar, consigan sus objetivos.

El artículo 16 de la Constitución dice que se garantiza la libertad ideológica, religiosa y de culto de los individuos y las comunidades sin más limitación, en sus manifestaciones, que la necesaria para el mantenimiento del orden público protegido por la ley. Los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones.

Se trata de un derecho fundamental recogido en el Título I de nuestra carta magna.

Desde Contigo Somos Democracia Ceuta, sabemos que en tiempos de pandemia las restricciones están a la orden del día y que nos tenemos que ajustar a esta forma de vida mientras dure, pero la pandemia la sufrimos todos y no solo unos pocos. Hemos comprobado que se politiza absolutamente todo, en esta crisis sanitaria. De permanecer en casa encerrados a cal y canto hemos tenido que aguantar que se celebren unas elecciones en Cataluña porque simplemente interesaba a un puñado de políticos que anteponen sus intereses personales a los generales. Otras están previstas para el próximo 4 de mayo. No damos crédito a tanto despropósito. Y sin embargo la Comunidad Árabe pide poder celebrar su mes sagrado y se les está poniendo trabas. Se les dice que el Ramadán no puede llevarse a cabo en las mezquitas por seguridad y por salud. Lo único que le queda claro a la mayoría de los ciudadanos con estas cribas es que la clase política hace y deshace a su antojo porque simplemente cree ser superior. La imagen que traslada al pueblo es esa. La de soberbia y prepotencia. El pueblo está harto de que se les utilice con fines puramente políticos, porque no se le escucha y los ciudadanos saben que son moneda de cambio para que los que gobiernan y para que los que ansían gobernar, consigan sus objetivos.

Contigo afirma que este país necesita de valores y principios y ahora más que nunca ya que estamos en un momento muy frágil.  Carbonell así lo ratifica.   

Comentarios