Remitidos

Decimosexto aniversario del matrimonio igualitario

zx2

Hoy conmemoramos el décimo sexto aniversario del matrimonio igualitario en nuestro país. Orgullosos/as/es de ser pioneros, de poner uno de los cimientos para un mundo más justo en un 2005, tan cercano y a la vez tan lejano. Por ello, desde la Plataforma LGTBIQ+ reivindicamos la importancia de estos derechos esenciales para nuestro colectivo mediante el manifiesto y la Ilustración de Raque García Sedeño, Técnico en Promoción de Igualdad de género.

Ese paso, que para muchos fue el reconocimiento de un amor con recorrido vital (como es el caso de Carlos y Emilio, primer matrimonio homosexual tras 30 años unidos por algo más fuerte que el marco legal), pero también el impulso para una igualdad de derechos y obligaciones que no separara la heterosexualidad de otras orientaciones, no está hoy tan asentado como nos gustaría.

Peleamos, gritamos y recordamos la lucha de cada persona del colectivo por vivir libremente, por amar, fluir, sentir y no esconderse. Y no rogamos por mantener nuestros derechos, los exigimos, los luchamos. Porque cada día es orgullo cuando la derecha ruge en pos de separar nuestras relaciones y contratos de los demás, porque intenta, con su doble lenguaje, volver a encerrarnos, a convertirnos en personas de segunda, que han de conformarse con las migajas que solo ellos creen que nos merecemos.

Hoy recordamos a Elisa y Marcela, casadas a través de las rendijas del disfraz, sin rendirse, resilientes. Y las recordamos para que nadie tenga que adoptar un papel distinto al que le pertenece, a su propia identidad. Para que la elección de casarse nazca de las ilusiones y deseos de una pareja, no de lo que considera o no aceptable el mundo heteronormativo.

Luchamos para que nuestres hijes se tomen de la mano, no conozcan armarios, no den explicaciones.

Hoy exclamamos nuestro orgullo, valientes y felices de estar en nuestra piel.

Gracias a un colectivo que jamás se rindió, fuerza a los que continuamos en lucha.

Es nuestro y lo será. Continuemos derribando fronteras en el nombre de la diversidad.

Comentarios